A fines de 1969 un grupo de activistas antinucleares formaron una pequeña organización llamada Comité “Don’t make a wave” (No hagas una ola) en la ciudad de Vancouver, Canadá. Los fundadores fueron Irving y Dorothy Stowe, Marie y Jim Bohlen, Ben y Dorothy Metcalfe, Bob Hunter, y Paul Cote.

El objetivo del comité era intentar detener una prueba de armas nucleares subterráneas que Estados Unidos estaba planeando realizar en la isla de Amchitka, en Alaska. Con este fin, en 1971 el grupo alquiló un barco pesquero llamado Phyllis Cormack y navegó desde Vancouver hasta Amchitka. Sin embargo, cuando los activistas estaban por llegar a destino la marina de Estados Unidos los obligó a regresar a su país.

Aunque la expedición no tuvo el final esperado, la estrategia de campaña fue un éxito. Dos periodistas viajaron en la embarcación junto a los integrantes del comité y transmitieron todos los detalles del viaje a sus redacciones. De esta forma, la población de Canadá pudo ver que, por fin, se estaba haciendo algo real para frenar las pruebas atómicas.

Como resultado miles de manifestantes bloquearon durante días las fronteras entre Canadá y Estados Unidos. A pesar de esto, a fines de año, la Comisión de Energía Atómica de Estados Unidos realizó las pruebas nucleares antes de lo programado. Pero esta acción recibió muchas críticas y el país decidió poner fin a estas pruebas en la isla.

En 1972, el nombre de la organización cambió oficialmente a Greenpeace Foundation (Fundación Greenpeace), combinando las palabras green (verde) y peace (paz).

Durante los años siguientes, distintos grupos en Estados Unidos, Canadá y Europa, sin conexión entre sí, tomaron el nombre de Greenpeace. La instalación de oficinas en el Reino Unido y Holanda fue determinante para unir a todas las agrupaciones que existían bajo ese nombre. Finalmente, en 1978 se creó Greenpeace Internacional para unificar la forma de trabajo.

Greenpeace en Colombia

La historia de Greenpeace en Colombia comenzó el 23 de septiembre de 2009. 

Esa fue la fecha elegida para realizar nuestra primera reunión en la ciudad de Bogotá. Allí recibimos a más de 300 personas interesadas en conocer más sobre la organización y unirse al grupo de voluntarios. 

Nuestro trabajo empezó con una campaña basada en el cambio climático, en el marco de la celebración de la COP 15º (Conferencia Internacional sobre el Cambio Climático) que se llevó a cabo en la ciudad de Copenhague, Dinamarca, en diciembre del mismo año.

En Colombia adoptamos a los páramos como símbolo de la lucha para frenar la crisis del clima. A pesar de su importancia, estos ecosistemas continúan en peligro por la minería de carbón.

Más adelante, promovimos el uso de energías renovables, la conservación de océanos y bosques, y campañas contra los residuos tóxicos. Además, acompañamos las iniciativas de otras organizaciones para difundir la recolección de pilas, el reciclaje, el uso del transporte limpio, la limpieza de ríos, y la defensa de los ecosistemas.

También nos sumamos a la campaña internacional de Greenpeace para defender el Ártico, una de las principales regiones del mundo amenazadas por el cambio climático, las petroleras y la pesca industrial. 

En la actualidad, seguimos adelante trabajando con un fuerte compromiso sobre diversos problemas ambientales.