Por eso creemos que es esencial que el plan de recuperación integre transversalmente al medio ambiente y los derechos humanos, contemplando las siguientes cuatro áreas:
1

Fortalecer el campo y la economía con empleos verdes, promoviendo el consumo local y evitando la explotación de la naturaleza.

2

Alejarnos de los combustibles fósiles e implementar transporte eléctrico y solarización de hogares.

3

Aprovechar el alto potencial solar y eólico de México para lograr una transformación energética.

4

Reducir la pobreza de la gente para hacer frente a las crisis, incluida la climática.

1

Fortalecer el campo y la economía con empleos verdes, promoviendo el consumo local y evitando la explotación de la naturaleza.

Alejarnos de los combustibles fósiles e implementar transporte eléctrico y solarización de hogares.

Aprovechar el alto potencial solar y eólico de México para lograr una transformación energética.

Reducir la pobreza de la gente para hacer frente a las crisis, incluida la climática.