BP lo sabe desde hace décadas. Ellos pretenden volverse “verdes” e invertir en renovables, mientras gastan millones bloqueando las acciones climáticas que surgen. Ellos ponen sus ganancias primero, y nuestra supervivencia en segundo lugar.

BP necesita replantear su negocio e ir por el 100% de renovables o cerrar para siempre.