Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

Pide que desaparezca el Algarrobico, un punto negro de nuestra costa

.

 

Atención: Los campos obligatorios están marcados con un asterisco (*).

Por favor, corrija los campos marcados a continuación.

 
info

Un DNI español sin espacios ni guiones

info

Correo electrónico

info

Mensaje

En cumplimiento de la LO 15/1999 de Protección de Datos de Carácter Personal, GREENPEACE ESPAÑA le informa de que sus datos personales serán incluidos en el fichero de interesados de la asociación, cuya finalidad es promover la colaboración económica con la organización y dar respuesta a las peticiones de información solicitadas, con dicho fin, su solicitud será puesta en conocimiento del departamento o área implicados. Asimismo, y mientras no muestre su opinión en contrario, utilizaremos sus datos de contacto para hacerle llegar, por medios electrónicos y llamadas telefónicas, información sobre nuestras actividades y nuevas campañas que puedan resultar de su interés. Usted podrá revocar su consentimiento para mantenerle informado así como ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición ante el responsable del fichero GREENPEACE ESPAÑA en la siguiente dirección: Calle San Bernardo 107, 1º, 28015 Madrid. Si lo deseas, puedes consultar los estatutos de Greenpeace España (PDF).

Pide que desaparezca el Algarrobico, un punto negro de nuestra costa

El Algarrobico es uno de los símbolos más negros de la especulación inmobiliaria. ¡Recuperemos nuestras costas!

Durante los últimos 18 años, en los primeros 500 metros de costa, se ha destruido una superficie equivalente a dos campos de fútbol al día. Greenpeace y miles de personas queremos una costa libre de ladrillo. Así se lo hemos hecho saber a la Unión Europea, presentando una denuncia junto con miles de firmas que pedían que se frenase la nueva Ley de Costas.

A la espera de que se resuelva la denuncia, El Algarrobico, uno de los símbolos más negros de la especulación inmobiliaria, sigue incomprensiblemente en pie. Ha sobrevivido a numerosas sentencias en contra, a cuatro ministros y tres presidentes de la Junta de Andalucía.

Necesitamos recuperar y proteger los espacios naturales de nuestras costas. La Junta y el Ministerio de Medio Ambiente tienen la capacidad de frenar esta situación y deben actuar ya.

Mediante la presión ciudadana a los responsables políticos podemos lograr que se frenen proyectos como el del Algarrobico y recuperar nuestras costas.