Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

No más Chernóbil

El 26 de abril de 1986, tiene lugar el episodio más dramático protagonizado por la industria nuclear. En la central nuclear de Chernóbil, situada en la localidad de Chernóbil (Ucrania), tiene lugar un terrible accidente. Se produce la fusión del núcleo de la Unidad IV de la central, supuestamente durante unas pruebas.

Exposición fotográfica "Niños de Chernobil"

La tapa del reactor, con un peso mayor a las 1.000 toneladas, sale disparada por los aires, la explosión provoca una nube radiactiva que viaja por toda Europa y parte de Asia, dejando millones de casos de enfermedades y malformaciones derivadas de la exposición a la radiactividad de todos los seres vivos de las inmediaciones. Todavía hoy continúan apareciendo casos de enfermedades y cáncer a causa de la catástrofe.

Aunque la mayor parte de los ciudadanos conocen la terrible imagen de la explosión de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, lo cierto es que la catástrofe de Chernóbil liberó varios cientos de veces más radiación que las bombas atómicas lanzadas sobre estas dos ciudades.

Las estadísticas y los constantes intentos de la industria por encubrir el recuento de víctimas no han logrado más que empañar la realidad de cientos de miles de personas que perecieron a causa de la radiación, y de millones de afectados que en la actualidad siguen sufriendo las consecuencias de este accidente nuclear.

Los científicos y economistas pueden calcular los costes de generar energía con fuentes no renovables y sucias como la energía nuclear, y compararlos con los costes de las fuentes de energía limpia y renovable, pero nadie puede cuantificar económicamente los daños sufridos por las víctimas de una tragedia como la de Chernóbil. Aún hoy, los niveles de radiactividad en la zona superan en mucho los límites permitidos por la legislación, y Chernóbil continua siendo una ciudad fantasma.

No podemos continuar produciendo energía a partir de una fuente tan peligrosa y cara, en dinero y en vidas, como la nuclear. Los argumentos de los defensores de esta energía no tienen ninguna validez frente a una catástrofe como la de Chernóbil, por lo que debemos exigir a nuestros gobiernos que apuesten por una verdadera revolución energética basada en las energías seguras y limpias, las energías renovables, el ahorro y la eficiencia energética. Energías que ya están disponibles con la tecnología actual y que evitarán que,  lamentables e injustificables, episodios como el vivido aquél 26 de abril de 1986 vuelvan a suceder.

Últimas actualizaciones

 

Nucleares paradas por motivos de seguridad

Entrada de blog por Raquel Montón | febrero 18, 2014

Hace veinte días una anomalía en la excitatriz del alternador de la central nuclear de Almaraz (Cáceres) la obligaba a parar. Esta excitatriz es la misma que habían arreglado el año pasado por estas fechas. Hace venticuatro...

10 razones para cerrar Garoña

Entrada de blog por Raquel Montón | junio 26, 2013

Ni diez, ni veinte, hay miles de razones para abandonar la energía nuclear y por ello para cerrar una de las centrales nucleares más viejas del mundo, nos sobran los motivos para cerrar Garoña. UNO. Un accidente catastrófico...

27 años desde Chernóbil. ¿Qué hemos aprendido?

Entrada de blog por Raquel Montón | abril 26, 2013

Hoy, 26 de abril, se conmemora el 27 aniversario del devastador accidente en la central nuclear de Chernóbil, en Ucrania. La radiación liberada a la atmósfera por la explosión del reactor nuclear viajó por Ucrania, Bielorrusia, Rusia...

Fukushima olvidada

Entrada de blog por Raquel Montón | marzo 4, 2013

La conclusión principal del informe elaborado por la Comisión independiente de expertos creada por el Parlamento de Japón es que el “accidente nuclear en Fukushima ocurrió por la trama entre el Gobierno, el regulador y la compañía...

1 - 4 de 28 resultados.

Categorías