Este sitio usa cookies. Si continúas navegando estás aceptando su utilización. Más información

No olvides Fukushima

No olvides Fukushima

Página - febrero 21, 2014
It is now three years since the Fukushima nuclear disaster began in March 2011. Here are the stories of five of the victims who have struggled over these three long years to rebuild their lives.

Ya han pasado tres años desde que se produjo el desastre nuclear de Fukushima en marzo de 2011. Estas son las historias de cinco de las víctimas que han luchado durante estos tres largos años para reconstruir sus vidas. Al igual que decenas de miles de personas obligadas a huir de la segunda mayor liberación de partículas radiactivas en la historia, han sido ignorados y abandonados por su gobierno y TEPCO, propietaria del lugar de la catástrofe. Tienen miedo de ser olvidados y que sus vidas empeoren si son olvidados. Greenpeace llevó seis activistas a Japón para reunirse con ellos y ayudar a difundir sus historias y mantenerlos en la mente de todos y todas.

 

Minako reflexiona sobre aquel tiempo, cuando estar fuera de casa era algo bucólico, no una amenaza para la salud. “Siempre quise criar a mis hijos en contacto con la naturaleza, para que creciesen junto a las montañas.” Lee su historia.

Kenichi Hasegawa era un granjero de Iitate, una de las muchas comunidades evacuadas en la prefectura de Fukushima. Él fue el primero en denunciar el riesgo por los altos niveles de radiación que las autoridades intentaban esconder. Denuncia que el gobierno envió lo que él llama “profesores de la propaganda” a Iitate, que aseguraban a la gente que era seguro quedarse.

Ahora lleva tres años viviendo con su mujer y su madre en un piso en la ciudad de Fukushima. “Mi vida ha dado un giro de 180 grados. Tengo mi propia casa pero no puedo volver. Tengo tierra pero no la puedo utilizar. Soy un granjero pero no puedo serlo nunca más en Iitate.” Concluye con una súplica, “Por favor no se olviden de Fukushima. El mundo debe aprender de Chernobyl, de Three Mile Island y de Fukushima.”

Tatsuko Okawara es una marionetista de Tamura City, en la prefectura de Fukushima. Le preocupa que la gente olvide lo que pasó en la central nuclear de Fukushima Daiichi. Que se piense que el desastre ya ha terminado. “Olvidarse de las cosas significa que hay una posibilidad de que puedan volver a pasar. Este es mi mensaje. Es la teoría de la historia. La gente que se olvida de cómo es la guerra es la que empieza la siguiente guerra”. Está tranquila. “Olvidarse de cosas da mucho miedo, pero el sufrimiento sigue”.
El ex alcalde de Futaba, Katsutaka Idogawa, vive con su esposa lejos de su antiguo hogar. Ocho días despues de la catastrofe ordenó la evacuación de la ciudad. No había habido órdenes de tomar pastillas de yodo para proteger a las personas contra la radiación. Lee su historia.

El abogado Kenji Fukuda está indignado por el proceso de indemnización a las victimas. Trabaja en favor de cientos de víctimas. Ve trámites largos y complicados procesos como una manera de proteger a TEPCO y no como algo para ayudar a las víctimas. Él habla a menudo acerca de sus preocupaciones.

Seis activistas anti-nucleares de la India, Corea, Polonia y Alemania y el director ejecutivo de Greenpeace Francia se reunieron con las víctimas en el área de Fukushima a mediados de febrero.


 

Categorías