La pandemia del coronavirus sigue creciendo. Sin embargo, al menos 350 mil chilenos no pueden cumplir con la primer medida de prevención que recomienda la Organización Mundial de la Salud para prevenir el contagio: lavarse las manos con agua y jabón. Esto pues sufren constantes cortes y no cuentan con agua suficiente, de calidad sanitizada y disponible constantemente en los sectores rurales donde viven.

Esta emergencia revela una vez más la peor cara de la desigualdad y desprotección del agua en nuestro país. Mientras que más del 80% se destina a usos productivos, parte de nuestros compatriotas no tienen la disponibilidad de agua mínima que necesitan para el consumo básico y el cuidado de su salud. El agua pertenece a unos pocos, pero a muchos les falta.

Si sabemos que el agua salva vidas, ¿cómo podremos cuidarnos sin ella?

Se debe entregar agua suficiente y con regularidad teniendo en cuenta las medidas que hagan falta para que la distribución se realice bajo normas de protección sanitaria. 

Es fundamental que todos los chilenos puedan protegerse en igualdad de condiciones para enfrentar la crisis de salud que estamos viviendo. El coronavirus es un enemigo invisible, pero la falta de agua es un enemigo letal.

El Melón y su batalla por no secarse

El Melón es una localidad con más de 9 mil habitantes, y se encuentra a solo 120 kilómetros de Santiago. Allí los vecinos viven una situación difícil por la falta de agua. 

Los pozos comunitarios y esteros están casi secos, y el ecosistema ya fue declarado como zona de catástrofe por la larga sequía.

Sin embargo, desde hace años se prioriza que la industria minera y de la palta accedan al agua disponible, dejando de lado las necesidades de consumo humano.

Por ejemplo, la minera Anglo American tiene permisos para usar y aprovechar hasta 453 litros de agua por segundo, mientras los vecinos sufren la escasez de este recurso vital.

Esta realidad llevó a los habitantes de El Melón a tomar un pozo de la compañía para poder obtener algo de agua.

Como resultado, Anglo American se “comprometió” a “inyectar” agua en los pozos de la comunidad. No obstante, los residentes afirman que mientras continúe la operación en la mina El Soldado, propiedad de la multinacional, el problema de suministro de este recurso esencial se mantendrá sin solución en la localidad.

El Melón está peleando por su derecho al agua. Y su lucha es la de todo Chile. Junto a miles como tú seremos capaces de cambiar la historia.

La explosiva combinación de coronavirus y la crisis del agua en Chile

• 383.204 viviendas no cuentan con agua potable. Y a ellas se suman cerca de 350.000 personas que se ven afectadas por cortes de suministro de agua potable rural. Los cortes afectan mayoritariamente a las regiones de Valparaíso, Tarapacá, Arica-Parinacota, Antofagasta y Atacama.

• El 47,2% de la población rural en Chile no cuenta con abastecimiento formal de agua potable (se abastecen de pozos el 58,8%, 25,8% en ríos y vertientes y por camiones aljibes el 15,4%). En total, corresponden a 1.011.981 personas. La calidad del agua que beben y utilizan no está siendo garantizada y está sujeta a fuentes de contaminación como químicos, pesticidas, minerales y metales pesados.

• Actualmente, 10 regiones de nuestro país tienen comunas que se abastecen de agua por camiones aljibe. Hay 147 comunas con escasez hídrica.

Videos relacionados