Want to do more?
Involúcrate ×

Sabemos que las personas tenemos el poder de cambiar la realidad mediante pequeñas acciones diarias. Por eso, en el marco de la Make Something Week, una semana para replantearnos el consumo exacerbado que vivimos y su impacto en el clima, te enseñamos cómo darle una nueva oportunidad a esa polera que ya no usas, que quizá está percudida o algo vieja.

Esa polera puede ser una mochila para los chiquillos de la casa, una bolsa para llevar tus cosas al momento de visitar los mercados o un regalo para estas fiestas.

Mira qué materiales necesitas y el paso a paso para ponerte manos a la obra:

-1 polera en desuso

-3 metros de cuerda o cordón 

-máquina de coser 

-alfileres, hilo, tijeras

Paso 1:

Dobla la polera por la mitad y marca con alfileres. Luego, deja abierta (sin alfileres) la parte superior de lo que será tu nueva mochila.

Paso 2: 

Corta el cordón en dos partes iguales de 1,5 metros y realiza nudos simples en las puntas. Luego, dobla la parte superior de la polera/mochila. 

Paso 3: 

Dispone la cuerda por el interior y engancha con alfileres en la base de la mochila. Luego, debes sujetar el cordón con alfileres en la parte alta de la mochila.

Paso 4: 

Debes coser a máquina o con aguja punta de bola para reforzar lo que sujetamos con alfileres. Te recomendamos coser orilla y base con punto zig zag y pasar la máquina cuidadosamente sobre el cordón o cuerda. Además, cose parte superior de la mochila con puntada recta. 

Luego da vuelta por el derecho y ¡listo! Ya tienes tu mochila.

Recuerda que una polera usada puede estar torcida o dañada (con manchas o agujeros), por lo que al doblarla es posible que no quede como un cuadrado o rectángulo proporcionado, está bien, quedará un poco asimétrica. Deja las mangas de tu polera, de esta forma no generas residuos con tu ropa.

¡Gracias por darle segunda vida a tus prendas!

* Agradecemos a Buen Día Lab por la producción, ejecución y fotos de este post.