Con pancartas y sirenas, activistas de Greenpeace y la campaña de Unfriend Coal alertaron a los CEO de los seguros, que estaban convocados para su reunión anual en Buenos Aires, respecto de la emergencia climática que afecta al planeta y exigieron que dejen de asegurar los actuales y próximos proyectos de carbón.

 

Con pancartas y sirenas, activistas de Greenpeace y la campaña de Unfriend Coal alertaron a los principales CEO de empresas aseguradoras del mundo, que han sido convocados para su reunión anual en Buenos Aires, respecto de la emergencia climática que afecta al planeta y exigieron que dejen de asegurar los actuales y próximos proyectos de carbón.

“En países como los nuestros el carbón sigue existiendo refugiado fundamentalmente en las normativas deficientes y la falta de regulación que lo obligue a hacerse cargo de sus impactos en la salud y el medio ambiente. Se sostiene aún como negocio por esos subsidios. Cortar esa absurda e irresponsable protección a la industria responsable de que el planeta esté en crisis es el acto que marcará como la historia recuerde la respuesta del mundo empresarial en esta era. Todo esto es especialmente relevante en Chile, país sede de la próxima COP25, escenario ideal para que el gobierno anuncie el cierre de las termoeléctricas y el fin del carbón”, señaló Matías Asun, director nacional de Greenpeace en Chile.

En el encuentro de la Asamblea General de la “Asociación de Ginebra” (el think-tank de aseguradoras líder a nivel mundial) reúne a los presidentes ejecutivos de las 80 compañías de seguros más grandes del planeta. En el evento del año pasado, los CEO se negaron a comprometerse en una respuesta a la crisis climática, el mayor riesgo que hoy amenaza al planeta. De hecho, no respondieron a las repetidas solicitudes enviadas por la campaña Unfriend Coal desde enero para discutir la responsabilidad de la industria de seguros en la eliminación de los combustibles fósiles en su reunión.

Al respecto, Paul Horsman, líder de Campaña Global en Greenpeace Andino, dijo: “Dado su acceso a la última ciencia del clima y su papel como administradores de riesgos globales, las compañías de seguros están en una posición única para acelerar la transición a un futuro sin fósiles. Exigimos que las aseguradoras garanticen proyectos de futuro que no se basen en carbón ni arenas bituminosas “.

Hasta el momento, 13 aseguradoras de Europa y Australia han adoptado políticas para detener o restringir severamente el aseguramiento de nuevos proyectos de carbón. En contraste, aseguradoras estadounidenses como Liberty Mutual, AIG y Chubb y las aseguradoras asiáticas Sompo y Tokio Marine aún no han tomado ninguna medida para terminar de asegurar los proyectos de combustibles fósiles que impulsan la emergencia climática que afecta al planeta.

En su último informe, el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) encontró que, en su escenario general, el 75% de las operaciones de carbón existentes deben retirarse para 2030 para limitar el calentamiento global a 1,5 grados. Sin embargo, aunque muchas aseguradoras han finalizado los seguros para nuevos proyectos de carbón, muchos de ellos continúan apoyando las operaciones existentes.

Hasta el momento, solo cuatro aseguradoras, Allianz, AXA, QBE y Swiss Re, han adoptado políticas lo suficientemente estrictas como para limitar significativamente su cobertura para los proyectos de carbón existentes. Otras compañías como Generali, Hannover Re y Munich Re no han adoptado ninguna o apenas algunas políticas débiles para la eliminación de las operaciones de carbón existentes.

En su protesta, los activistas de Greenpeace y Unfriend Coal anunciaron que ampliarían sus esfuerzos en los próximos meses y pidieron a las aseguradoras europeas que terminen con sus lagunas políticas y a las aseguradoras de Asia y Estados Unidos que se unan al tren de salida del carbón sin demora.

Al respecto, Lucie Pinson, coordinadora europea de la campaña Unfriend Coal, expresó: “Es inaceptable que las aseguradoras continúen apuntalando proyectos de carbón mientras aumentan las tasas y retiran la cobertura de las comunidades afectadas por el clima”.