#ChileSinPlásticos

Súmate a #ChileSinPlásticos

Involúcrate

Como una nueva muestra de que el tsunami de plástico que viven los océanos ha llegado a lugares impensados calificó Greenpeace una reciente investigación publicada por la prestigiosa The Royal Society que ha dejado en evidencia de que los animales que habitan las zonas más profundas e inhóspitas del mar ya tienen plástico en sus entrañas.

Pese a que muchas de las investigaciones y alertas por la contaminación por plástico se han realizado cerca de las costas y en zonas en donde el problema es más evidente y visible, un grupo de investigadores británicos ha descubierto la ingesta de plástico en animales que habitan zonas extremas en seis de las fosas más profundas del planeta, incluida una zona ubicada frente a las costas chileno-peruanas.

El estudio es decidor, ya que el 72% del total de las especies analizadas mostraron restos de plástico en interior.

De hecho, hay elementos en el estudio que son especialmente alarmantes, como el caso de la Fosa de las Marianas (casi 11.000 metros de profundidad), en donde el 100% de las especies analizadas contenía restos plásticos en sus intestinos.

Esta investigación revela que es ya casi seguro de que no exista ningún ecosistema marino libre de la contaminación plástico. Hay que asumirlo: hemos dañado hasta los puntos más profundos del océano. En el caso de Chile, lo que debemos hacer es apurar y dar carácter urgente a una normativa que prohíba los plásticos de un solo uso. Y ahí tiene una responsabilidad clave el Ministerio de Medio Ambiente. Es la ministra la que debe dar una señal de liderazgo político para encabezar y presentar una normativa al respecto”, dice Soledad Acuña, vocera del Movimiento Chile sin Plásticos de Greenpeace.