#SalvaElAmazonas

Amazonas en llamas

Involúcrate

Incendios en el Amazonas © Victor Moriyama / Greenpeace

Los incendios en el Amazonas llamaron la atención de todo el mundo y no es para menos. Entre enero de este año y el pasado 20 de agosto el número de incendios en el área aumentó un 145% en comparación con el mismo período en 2018. Las llamas consumieron 2,5 millones de hectáreas solo en agosto, según el Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales de Brasil (INPE).

En este post te explicamos las tres razones principales que llevaron al Amazonas a esta situación y que pondrán en peligro más bosques en los próximos años.

¿Cuáles son las causas de los incendios en el Amazonas?

1. El cultivo de soja y la ganadería

Brasil es el principal exportador de carne vacuna del mundo. Según el Departamento de Agricultura de la Unión Europea, cerca del 20% de las exportaciones mundiales provienen de este país.

Para satisfacer la alta demanda de los mercados, la industria brasileña necesita de más espacios y recursos para el ganado. Como consecuencia, se generó más deforestación con el fin de cultivar más soja para exportación (es el alimento de vacas, pollos, cerdos y otros animales que componen la dieta rica en proteína animal).

Sabemos que la quema es una práctica común de agricultores y ganaderos para “limpiar” el terreno. Pero lo más preocupante es que el actual discurso del gobierno brasileño incentiva a la industria ganadera a continuar con su expansión en la selva amazónica.

Si esto sigue, más empresas verán en el Amazonas un espacio rentable para sus actividades y como resultado podrían desatarse más incendios en los próximos años.

 

Incendios en el Amazonas © Victor Moriyama / Greenpeace

2. La deforestación y la industria de la madera

Los incendios en el Amazonas están relacionados a los procesos de deforestación. Cuando se talan árboles se alteran los ciclos hídricos naturales, es decir, llueve menos y el suelo es más seco. Además, las ramas y las hojas que quedan luego de la tala funcionan como combustible para las llamas, haciendo que se reproduzcan más rápido de lo normal.

La tala ilegal es común en los países donde se extiende la Amazonía, como Brasil. Las maderas de alto valor (por ejemplo, la caoba o el ipé) son productos que tienen gran demanda en los mercados europeos, lo que alimenta el fraude y la corrupción en la industria forestal. Cuando las zonas o especies protegidas son ignoradas en favor de las actividades económicas, la selva pierde.

 

Incendios en el Amazonas © Victor Moriyama / Greenpeace

3. El debilitamiento de las políticas medioambientales

El gobierno del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, incentivó la agresiva expansión de la industria en la selva amazónica. En repetidas ocasiones, el mandatario aseguró que las compañías “son multadas excesivamente” por daños ambientales. El recién elegido ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, fue señalado como ¨un amigo cercano de la industria ganadera y agrícola¨ por diversas organizaciones ambientalistas.

El relajamiento de las políticas medioambientales favorecen las causas de los incendios en el Amazonas, las talas, y otras amenazas. Una de las estrategias es recortar o frenar recursos para las dependencias o entidades que protegen la selva amazónica.

Desde que inició su mandato, Bolsonaro redujo los fondos para la agencia encargada de vigilar el cumplimiento de las políticas de conservación de esta región. Además, acusó falsamente a las organizaciones ambientalistas de provocar los incendios en el Amazonas.

Los responsables de la sobreexplotación en las selvas tropicales saben que salir impunes será más fácil si las dependencias y las organizaciones están debilitadas.

© Fernanda Ligabue / Greenpeace

Como ves, las causas de los incendios en el Amazonas requieren atención urgente.
Debemos asegurarnos que esta situación no se repita. De lo contrario, habrá más destrucción en la selva tropical, lo que pondrá en peligro a miles de especies que la habitan y que no tienen a dónde ir. Además, estará en riesgo el medio de vida de las comunidades indígenas, quienes defendieron por siglos este ecosistema.

Si perdemos al Amazonas, perderemos el futuro del planeta.