Greenpeace rechaza las graves amenazas sufridas ayer por Katta Alonso, presidenta de la organización Mujeres de Zona de Sacrificio Quintero Puchuncaví en Resistencia, quien de forma violenta y totalmente inaceptable, fue intimidada por desconocidos.

Esta organización no tolerará la violencia como elemento de amedrentamiento a toda persona, activista y organización que de manera legítima, pacífica y transparente se oponen a un proyecto de alto impacto ambiental como es el Complejo Industrial de Quintero Puchuncaví, vulnerando la salud y derechos básicos de miles de chilenos y chilenas afectados por la negligencia del gobierno y las empresas.

Greenpeace entrega públicamente su apoyo y solidaridad a Katta Alonso y la organización Mujeres de Zona de Sacrificio en Resistencia, quien por años han estado en la defensa ambiental de la zona.

No están solas y no vamos a parar.

Greenpeace.