Want to do more?
#Socios Asociate a Greenpeace

Los socios de Greenpeace son personas que apoyan económicamente y permiten financiar las campañas y contar con independencia política y económica

Participá ×
Grupo local de voluntariado en Mendoza se manifiesta contra el fracking en Tribunales (febrero 2020)

Mientras la emergencia climática se hace más evidente, y con la Antártida alcanzando un pico térmico récord , Mendoza sacrifica el agua de la provincia  incrementando el calentamiento del clima a través del fracking

En Mendoza, donde la escasez hídrica es la condición de base de la provincia ¿A quién le vamos a pedir el financiamiento para la adaptación? ¿A las petroleras? ¿Quién le va a devolver el agua a Mendoza para su adaptación al fenómeno irreversible del cambio climático?

Ya estamos viviendo la última década para la disminución de emisiones de gases de efecto invernadero, de acuerdo al Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC).  No obstante el fracking sigue ampliando el calentamiento ¿Para qué desarrollamos políticas, regulación, planes y medidas para mitigar el cambio climático si estamos alentando la explotación de hidrocarburos?

¿Cuánta agua es necesaria para hacer fracking?  Un pozo de shale requiere entre 10 y 30 millones de litros de agua para fracturar, con un promedio de 20 millones de litros. Si las ramas laterales son largas, será necesario utilizar más agua, cerca de 4 millones de litros por cada 300 metros. Un pozo típico de gas o petróleo fracturado horizontalmente, requiere de seis a ocho piletas olímpicas de agua. 

En el yacimiento Llancanelo, en Malargüe, el primer pozo multilateral fracturado tiene cinco ramas, una vertical y cuatro horizontales de 900 metros. El yacimiento se emplaza en el centro de la reserva natural y como si ello fuera poco, redujo regalías para poder operar. Aquí se está intercambiando el agua por el gasoil. Y en un área que protege a los flamencos altoandinos y otras muestras de diversidad hermosas del paisaje local. .

Ante el avance del fracking en Mendoza, no podemos dejar de sostener nuestra posición: la crisis climática no tiene espacio para más hidrocarburos. Extender la vida útil de la era del petróleo a través del fracking es una carrera suicida. Argentina tira por la borda el esfuerzo en cambio climático avanzando con esta técnica.

Laura Vidal, Coordinadora de campañas Greenpeace Argentina