Las sustancias tóxicas pueden estar en nuestro hogar, en la ropa que utilizamos, en aparatos electrónicos, cosméticos y hasta en la comida que consumimos.

Las industrias continúan utilizando minerales peligrosos, sustancias químicas sintéticas para fabricar sus artículos a pesar de los graves impactos que producen sobre nuestra salud y el medio ambiente.

Estos contaminantes llegan al aire que respiramos, a los animales y al agua de nuestros ríos y océanos. No los vemos, pero están en todos lados.

 

Nuestra visión

Trabajamos para lograr un mundo libre de contaminantes peligrosos que ponen en riesgo el aire, la tierra, los ríos, lagos y océanos. En definitiva, a nosotros mismos y a nuestro futuro.

¿Qué proponemos?

 

 

Novedades