#SalváElAmazonas

Amazonas en llamas

Participá

Para restaurar la imagen de Brasil en el extranjero, el gobierno de Bolsonaro debe revertir la agenda destructiva y tomar medidas concretas y políticas públicas participativas para proteger el medio ambiente.

Esta semana, el presidente de Brasil Jair Bolsonaro llega a Nueva York para asistir a la Asamblea General de las Naciones Unidas, que comienza el martes 24 de septiembre. 

En su discurso de apertura, Bolsonaro intentará neutralizar las críticas globales motivadas por la quema y la deforestación de la Amazonía. De enero a agosto de este año, el número de advertencias de deforestación en la Amazonía (Deter) aumentó en un 75% y los puntos críticos aumentaron en un 111%, ambos en comparación con el mismo período de 2018.

Pero en lugar de acciones concretas para combatir la deforestación y una política pública ambiciosa para proteger el Amazonas , el Cerrado y otros ecosistemas únicos, el gobierno prefirió invertir dinero público en una campaña publicitaria para limpiar la imagen del país en el extranjero. Con los 3 millones de reales gastados en la campaña, transmitida en Brasil y en el extranjero, el gobierno podría haber garantizado la presencia de 250 miembros de la brigada en el Amazonas durante seis meses.

Pero cuando afirma que Brasil hace lo que quiere con el Amazonas, lo que realmente quiere decir Bolsonaro es que el gobierno tiene el derecho de destruir la mayor selva tropical del planeta . Desde el punto de vista de Bolsonaro, significa abrir el Amazonas a la minería, al avance de los agronegocios sobre el bosque y a una mayor explotación depredadora e insostenible de la naturaleza. 

Este “desarrollo”, adoptado durante el régimen militar, beneficia solo a la población grande y poderosa, y no a la amazónica, también compuesta por comunidades indígenas, ribereñas y de pequeños propietarios.

“La política anti-ambiental del gobierno no solo está destruyendo el bosque y su gente, sino también la imagen y reputación de Brasil en todo el mundo”, declara Marcio Astrini, coordinador de Políticas Públicas de Greenpeace Brasil. “Si quiere evitar mayores daños al país, Bolsonaro debe revertir su agenda de destrucción y tomar medidas concretas y efectivas para proteger el Amazonas”.

Para revelar la incómoda verdad sobre el Amazonas que el gobierno insiste en esconderse, ayudamos a “traducir” la campaña oficial del gobierno:

Proteger el bosque requiere, en primer lugar, que el gobierno asuma su responsabilidad de garantizar la protección del medio ambiente y comenzar a implementar medidas concretas para reducir la deforestación.

Ignorar esto es malo para los bosques, los animales, los ríos y nuestro futuro, y es malo para los negocios, como podemos ver en todas las empresas que ya han declarado que no se relacionarán con Brasil hasta que el país haga algo por la preservación del medio ambiente.

Estas son las medidas reales que deben tomarse para evitar más incendios forestales y salvar al Amazonas de la destrucción:

  1. Revertir el desmantelamiento de las políticas ambientales y garantizar la capacidad del estado brasileño para combatir los delitos ambientales.
  2. Implementar políticas de mitigación y combate al cambio climático.
  3. Reanudar la demarcación de las tierras indígenas y garantizar el respeto de los derechos constitucionales de los pueblos indígenas.
  4. Proteger la biodiversidad creando áreas protegidas y asegurando su implementación efectiva
  5. Poner fin a los permisos de deforestación ilegal, minería y quema, especialmente en áreas protegidas y tierras indígenas
  6. No crear una nueva represa hidroeléctrica y poner fin a la exploración petrolera en la Amazonia
  7. Garantizar un proceso de licencia ambiental eficaz para todos los proyectos de infraestructura que proteja a las personas y al medio ambiente.
  8. Garantizar la transparencia de la información producida por las instituciones brasileñas para el control social.
  9. Restaurar la participación de la sociedad en los procesos políticos.
  10. Garantizar un ambiente seguro para activistas y líderes comunitarios en Brasil