La biodiversidad del continente antártico no solo sufre las consecuencias del cambio climático. Además, está amenazada por la industria pesquera. Las embarcaciones llegan a la zona para capturar krill, un pequeño crustáceo parecido al camarón que se utiliza para fabricar suplementos dietarios. Así se llevan el alimento esencial de la fauna del lugar. Sin él desaparecerían las 14 mil especies animales que viven allí.

Hay una única manera de impedir la pesca indiscriminada de krill: crear un santuario en el océano Antártico. De esta forma, ningún barco pesquero podría ingresar en la zona.

Por eso, estamos trabajando para que la Comisión del Océano Antártico (CCAMLR) cree un área protegida de 1,8 millones de kilómetros cuadrados, la más grande del mundo.

Sus integrantes se reunieron en octubre de 2018 para decidir si aprobaban la iniciativa, pero desaprovecharon la oportunidad.

Aunque 22 gobiernos estaban a favor -gracias a la presión de 2.7 millones de personas en el mundo- países con fuertes intereses industriales como China, Noruega y Rusia frenaron las negociaciones. Es necesario que todos los países estén de acuerdo para que el santuario de haga realidad.

Vamos a seguir trabajando para proteger las aguas de la Antártida y necesitamos que estés con nosotros.

 

Leé más

Licencia para matar krill: el mundo desconocido de la pesca en el océano Antártico (2018)

Las 10 cosas que siempre quisiste saber sobre el océano Antártico y nunca te atreviste a preguntar (2018)

 

Últimas noticias

 

Videos relacionados