#SantuariosMarinos

Protegé el Mar Argentino

Participá

Como parte de su campaña por la protección del Mar Argentino, desde el Agujero Azul en el Atlántico Sur, Greenpeace expone una vez más el descontrol de la industria pesquera en aguas internacionales, al límite de la zona económica exclusiva (ZEE) argentina.  

En esta ocasión la organización ambientalista se encontró cara a cara con un buque tanque de hidrocarburos transportista y proveedor de gasoil. Este tipo de buques representan un engranaje clave para la actividad pesquera de los más de 400 buques que cada año saquean el hogar de decenas de especies marinas en peligro. En su gran mayoría, los pesqueros dependen de estos monstruosas “cisternas”  flotantes para operar continuamente durante el año sin regresar a puerto.  

“La falta de regulación de las aguas internacionales le da impunidad a estas estaciones de servicio flotantes de 144 metros de eslora y con una capacidad de combustible de 17 millones de litros de gasoil, para operar sin las regulaciones de acuerdo a las medidas de prevención para la contaminación por hidrocarburos”, detalló Luisina Vuesso, coordinadora de océanos para Greenpeace Andino. 

Los océanos necesitan ser protegidos con urgencia. La falta de control y regulación de las aguas internacionales le permite a las pesqueras saquear y vulnerar el Atlántico Sur, dejando al océano al borde del colapso. Es por esto que desde Greenpeace exponemos una problemática  invisible para muchos; para generar toda la presión pública posible y que los gobiernos del mundo acuerden en la ONU un tratado global por los océanos para proteger a la vida marina a través de la creación de una red de santuarios”, señaló Luisina Vueso, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace Andino.

Más de 400 buques pesqueros al año se instalan el Agujero Azul, una de las dos regiones de alta mar en el mundo que cuenta con características oceanográficas únicas.  Aproximadamente a 500 kilómetros del Golfo de San Jorge en la Patagonia Argentina este lugar cuenta con una plataforma continental que se extiende más allá de la zona económica exclusiva (ZEE), lo que la convierte en una de las regiones más codiciadas por las pesqueras.  

Según un reciente informe de Greenpeace, las pesqueras en esta región con frecuencia incurren en prácticas ilegales y desreguladas; realizan actividades en contravención de leyes nacionales, regionales e internacionales, como cuando entran en la ZEE de forma ilegal; no reportan o informan todas sus actividades u operaciones y capturas en alta mar; realizan pesca con embarcaciones sin bandera.  Además, sus técnicas son devastadoras, sumamente dañinas y nocivas para el ambiente. 

El interés de los buques en esta región es la pesca comercial de merluza, merluza negra y el calamar.  Algunos buques pueden llegar a medir hasta 95 metros de eslora (casi el tamaño de una cancha de fútbol).
“Solo el 1% de los océanos del mundo está protegido. A principios del 2020  los gobiernos tienen en la ONU la oportunidad de proteger al menos el 30% de los océanos para 2030 de la amenaza de las industrias, entre estas, la  pesquera”, finalizó Vueso