El video, realizado por el galardonado estudio de animación Aardman, cuenta las amenazas que sortea una familia de tortugas

La historia de esta familia de tortugas tratando de llegar a casa en un océano dañado es una realidad para tantas criaturas marinas que tienen sus hábitats destruidos por las actividades humanas. Espero que esta película inspire a más personas a tomar medidas para proteger nuestros océanos “.

 – Olivia Colman

La descomposición climática, el plástico, la extracción de petróleo y la sobrepesca están llevando a nuestros océanos a un punto límite, pero no es algo de lo que se suele hablar en las noticias.  Es por eso que Greenpeace trabajó con Aardman Animations (los creadores de Wallace y Gromit, Pollitos en Fuga y ​​Oveja Shaun) para crear un corto animado poderoso que revela las amenazas que enfrentan nuestros océanos y la importancia de protegerlos.

La animación se llama “La travesía de las tortugas” (Turtle Journey) y cuenta la desgarradora historia de una familia de tortugas que intenta llegar a su casa en el entorno de un océano amenazado.

Protagonizan la película personas que son embajadores y embajadoras de Greenpeace en la protección de los Océanos:  las ganadoras del Oscar Olivia Colman, actualmente la reina Isabel II en The Crown, y Helen Mirren, junto con Bella Ramsey de Game of Thrones y David Harbour de Stranger Things.

La difícil situación de las tortugas marinas representa el sufrimiento de nuestros océanos en su conjunto. Al igual que la familia en Turtle Journey, las tortugas marinas en la vida real están sufriendo la amenaza de las industrias destructivas (1).

Aunque las tortugas sobrevivieron a la extinción de los dinosaurios y se encuentran en los océanos desde hace más de 100 millones de años, hoy seis de las siete especies de tortugas marinas están incluidas en la lista roja de especies amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), entre ellas las tortugas carey y lora están señaladas como en “peligro crítico de extinción”. Los datos son alarmantes, tal y como indica el informe “Tortugas bajo amenaza” que hoy publica Greenpeace Internacional. El número de huevos que las tortugas ponen en las playas de la Guayana francesa es aproximadamente 100 veces más pequeño que los que ponían en los 90. Es decir 200 nidos por temporada frente a los 50.000 nidos.

Lamentablemente, no solo las tortugas están riesgo. Estudios han demostrado que la vida marina está desapareciendo al doble de la velocidad de la vida en tierra. [2]

Nuestros océanos enfrentan peligros desde todos los ángulos. Los cambios en el clima están causando que los océanos se acidifiquen y se calienten, lo que está interrumpiendo el suministro de alimentos para la vida marina y dañando los ecosistemas. La sobrepesca, la extracción de petróleo, la contaminación por plásticos y las industrias destructivas están agregando más presiones sobre un océano ya dañado y degradado, especialmente en aguas internacionales.

La vida oceánica juega un papel crucial en la absorción de las emisiones de la atmósfera porque las almacenan para que no puedan contribuir a la crisis climática.

Proteger los océanos y proporcionar un hogar seguro para la vida marina es una pieza crucial en el rompecabezas para combatir la crisis climática y para garantizar un futuro más seguro para todos nosotros.

Los científicos son claros con este mensaje: necesitamos proteger al menos un tercio de los océanos del mundo para que se recuperen y salvaguarden la vida marina.

Y por primera vez, hay un proceso en curso que podría lograr esto. La ONU se encuentra en las etapas finales de negociación de un Tratado Global de los Océanos, un marco que podría allanar el camino para una vasta red de santuarios marinos en todo el mundo.

Estos santuarios estarían totalmente fuera del alcance de la actividad humana destructiva, dando a nuestros océanos el espacio que necesitan para recuperarse y prosperar.

Esta es una oportunidad única para proteger nuestro océano y a las especies que lo habitan. Pero esa protección no es posible sin el apoyo de un gran movimiento de personas.

Necesitamos tu voz para ayudar sumar presión sobre los gobiernos del mundo, para que apoyen un Tratado del Océano Mundial fuerte y ambicioso en el momento en el que se reúnan con otros líderes mundiales en la ONU.

Más de 2,5 millones de personas en todo el mundo están apoyando esta campaña.

Si aún no lo hiciste podés firmar la petición aquí. 

Los santuarios oceánicos funcionan y también el poder de las personas. Podemos salvar nuestros océanos, pero primero necesitamos que las personas sepan que están en crisis. ¡Ayudanos a correr la voz mirando el video y compartiéndolo con tus amigos!

Por Will McCallum, campaña de Océanos, Greenpeace

Notas:

[1]‘About Marine Turtles’ IUCN-SSC Marine Turtle Specialist Group

[2]‘Ocean-Dwelling Species Are Disappearing Twice as Quickly as Land Animals’