#ColombiaSinAsbesto

Logramos una Colombia sin asbesto

Involúcrate

Luego de la aprobación unánime de la Cámara de Representantes, ayer el Presidente Iván Duque sancionó la ley Ana Cecilia Niño, que prohíbe el uso de asbesto en todo el territorio nacional a partir del 1 de enero del 2021.

La organización ambientalista Greenpeace, que llevó adelante una campaña activa en conjunto al movimiento Colombia sin asbesto desde 2017 celebró la noticia. “Ayer se terminó de hacer historia”, dijo Silvia Gómez, directora de Greenpeace Colombia. “Finalmente, Colombia dejó de pertenecer al pequeño grupo de países que no había prohibido el asbesto para pasar a ponerse del lado de la salud de todos los colombianos”, agregó la vocera.

La norma sancionada por el presidente prohíbe la explotación, producción, comercialización, importación, distribución y exportación de cualquier variedad de este mineral.

Además de destacar la voluntad presidencial y política de un amplio espectro de partidos, Greenpeace destacó el poder ciudadano y la presión pública, fuerzas que lograron que, luego de que el proyecto se hundiera siete veces, finalmente se convierta en ley nacional. “Este proyecto se hundió siete veces por el lobby de la industria. Hoy podemos decir que el asbesto se prohibió finalmente en Colombia y que buena parte de la explicación tiene que ver con la voluntad, insistencia, compromiso y empoderamiento ciudadano”, dijo Gómez. “También es un homenaje a las víctimas del asbesto y a la lucha incansable y emocionante de familiares como Daniel Pineda, viudo de Ana Cecilia, quien nunca bajó los brazos”.

Más de 200 mil personas firmaron la petición de Greenpeace y Change.org para que se prohíba el uso del asbesto en todo el territorio colombiano. La organización ambientalista ha trabajado junto a la Fundación Ana Cecilia Niño y llevó a cabo diversas acciones públicas para lograr el objetivo, pidiéndole a los senadores y congresistas por la aprobación del proyecto de ley durante dos años. “La prohibición del asbesto finalmente ya es un hecho. Ahora es responsabilidad del gobierno formular una política efectiva de sustitución del asbesto, que esperemos que se efectivice lo antes posible”, finalizó Gómez.