#SalvaALasOrcas

Evita la extinción de las orcas

Involúcrate
 

Seguro que en las últimas semanas has oído hablar del caso de Tahlequah, la orca que cargó con su cría muerta durante 17 días.

Era la primera en nacer en tres años de una población de 75 orcas residentes en peligro en el Mar de Salish, en la frontera entre Canadá y Estados Unidos. Cuando se conoció la historia, el futuro de la manada no era nada bueno.

Ahora un tribunal canadiense acaba de anular la aprobación del oleoducto Trans Mountain, un proyecto que iba a aumentar 7 veces el tráfico de buques cisterna —que trasladan enormes tanques de petróleo— en la costa del océano Pacífico. Como consecuencia, las orcas quedarían expuestas a un mayor riesgo de colisión mortal con un buque cisterna y el ruido afectaría a su capacidad de encontrar la poca comida que les queda para comer. El salmón real, del que dependen para alimentarse, está en rápido declive debido al cambio climático.

Una gran victoria no solo para las orcas y el medio ambiente, sino también para los 17 millones de personas que dependen directamente del mismo agua potable que habría estado expuesto a derrames tóxicos.

Según la sentencia unánime del tribunal, el gobierno de Canadá autorizó el proyecto sin una consulta previa y adecuada a las tribus indígenas afectadas por el oleoducto.

El tribunal también determinó que el gobierno cometió un “error crítico” al basar su decisión en un informe de la Junta Nacional de Energía (NEB) que excluyó ilegalmente el envío marítimo de su revisión.

Ambos hallazgos colocan obstáculos importantes que serán difíciles, si no imposibles, de superar este proyecto en tramitación fallido. El avance del gobierno no está claro y toda la construcción ha sido detenida indefinidamente .

Consulta.

La mayoría de las preocupaciones planteadas por las Naciones Indígenas que presentaron la demanda no son pequeñas preocupaciones que el Gobierno Federal pueda abordar fácilmente. Solo por citar un ejemplo, la tubería cruzaría y pondría en peligro el suministro primario de agua. En caso de un derrame, el suministro de agua podría colapsar y obligar a la comunidad a depender del agua embotellada. Probablemente, la única manera de abordar esa preocupación es mover el gasoducto (lo cual no es una tarea de bajo costo).

Muchas naciones indígenas también seguirán presionando al gobierno para que cumpla sus requisitos de consulta popular de acuerdo con la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas – una declaración internacional que Canadá ha ratificado y tanto el primer ministro Trudeau y Alberta Premier Rachel Notley han dicho que desean defender.

Ese documento consagra los derechos de los Pueblos Indígenas al Consentimiento Libre, Previo e Informado . Respetar los propios compromisos del Primer Ministro y los derechos de los Pueblos Indígenas significa respetar su derecho a decir no. Si el gobierno realmente quisiera una reconciliación indígena este proyecto debería ser cancelado para siempre.

Las orcas

El proyecto de Trans Mountain Expansion cruzaría más de 1.300 arroyos y ríos en su camino hacia el océano y pondría aún más en riesgo el suministro clave de alimentos para las orcas

Si siguiera adelante la expansión del oleoducto Trans Mountain también podría convertir el hogar de las 75 orcas que quedan en una supercarretera de arenas bituminosas, atrayendo a más de 400 petroleros a través de su hábitat crítico cada año . El aumento de siete veces el ruido por el tráfico de buques cisterna interferiría con la capacidad de la orca para encontrar la poca comida que le queda para comer. Un derrame de petróleo catastrófico podría devastador (ya que el derrame de Exxon Valdez se llevó a otras comunidades de orcas).

Estos no son problemas fáciles de resolver para el gobierno federal. El gobierno tiene obligaciones legales bajo la Ley de Especies en Riesgo para proteger a esta población en peligro. Esa será una tarea difícil para el gobierno, ya que los problemas existentes ya están poniendo en riesgo la supervivencia de la población orca, sin importar las nuevas amenazas que traería el proyecto del oleoducto Trans Mountain.

¿Qué significa esto?

Lo que esto significa es que el oleoducto Trans Mountain enfrentará meses si no años de retraso . Retrasos que no verán una sola pala golpear el suelo.

Incluso si el gobierno federal fuera a superar estos obstáculos, la nueva aprobación probablemente enfrentará una nueva lista de desafíos legales que podrían vincular el proyecto a los tribunales, generar más incertidumbre y aún más demoras.

Esto sin mencionar el hecho de que la resistencia popular fue creciendo poco a poco. Si el proyecto alguna vez intenta avanzar de nuevo ya habrá un movimiento en contra para detenerlo.

Nos enfrentamos a una de las industrias más grandes del planeta y ganamos la semana pasada, y si el oleoducto trata de seguir adelante, vamos a ganar de nuevo .

Comments

Deja tu Comentario

Discussion

Close