#ContaminaciónDelAire #Transporte

Exige transporte seguro y sin contaminación del aire

Exijamos más y mejor transporte que nos ayude a mejorar el aire que respiramos en nuestras ciudades

Participa
  • Entidades de la Megalópolis deberán explicar ausencia de protocolos de contingencia
  • Gobiernos locales privilegian inversión en infraestructura para autos particulares 

 

La organización ambientalista Greenpeace México concluyó con un monitoreo de calidad del aire en la capital del país con una serie de 7 ejercicios de medición de presencia  de ozono (O3), material particulado PM2.5 y monóxido de carbono (CO) en Puebla, Pachuca, Toluca, Querétaro, Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México (1) a fin de mostrar que la mala calidad del aire se expande a las entidades de la Megalópolis así como a otras grandes urbes sin que atender esta situación que afecta la salud y vida de las personas sea una prioridad para los gobiernos.

Con excepción de Guadalajara, donde la medición estuvo un punto abajo de lo permitido, en el resto de las ciudades se rebasaron los límites máximos de exposición establecidos en las Normas Oficiales Mexicanas de Salud Ambiental y pese a esa realidad, la mayoría de los gobiernos locales no cuentan con protocolos para decretar contingencias ambientales y por otro lado, siguen privilegiando la inversión pública en infraestructura para los autos particulares (siendo los automotores una de las principales causas de la contaminación) en lugar de apostar a un transporte público masivo, eficiente, seguro y no contaminante.

Monitoreo de calidad del aire / Transporte público

Monitoreo de calidad del aire

¿Qué nos dicen los monitoreos?

En la Ciudad de México viajar en transporte público, supone estar expuesto a concentraciones del orden de 59 µg/m3 (microgramos sobre metros cúbicos) de material particulado PM2.5 contaminante, cifra superior al máximo permitido por la Norma Oficial Mexicana (NOM) de 45µg/m3  y a la recomendación de la Organización Mundial de la Salud  (OMS) de 25 µg/m3 .

Lo anterior se desprende de los recorridos realizados por activistas de la organización ambientalista en el mismo tramo de tres kilómetros, por el Eje Central Lázaro Cárdenas, desde el cruce con el Eje 3 Sur, en la colonia Doctores, hasta el Palacio de Bellas Artes en el centro de la Ciudad.

En conferencia de prensa realizada a un costado del Palacio de Bellas Artes, Pablo Ramírez, titular de la campaña de Revolución Urbana de Greenpeace México, explicó que en durante el transcurso en bicicleta, las concentraciones registradas de ese mismo contaminantes, alcanzaron picos hasta de 62 µg/m3, mientras la NOM acepta como máximo 45 microgramos y la OMS recomienda un máximo de 25 microgramos.

A su vez, el recorrido en automóvil reveló que los capitalinos están expuestos a 38µg/m3 de material particulado PM2.5, cifra superior a la recomendación internacional que, como se señala anteriormente, es de 25 µg/m3.

“La intención fue realizar monitoreos ciudadanos que sirvan como insumo para saber cuál es la realidad en un momento determinado en cada una de las ciudades. No se trata de sustituir ni de poner en tela de juicio las mediciones oficiales que son obligación de las autoridades de tales ciudades, sino de evidenciar la exposición de los ciudadanos a la contaminación”, detalló Pablo Ramírez.

Los resultados definitivos se darán a conocer en próximos días en un informe completo sobre este ejercicio.

Monitoreo de calidad del aire en Ciudad de México

Monitoreo de calidad del aire en Ciudad de México

Acompañado por la actriz Sophie Alexander Katz, quien participó activamente en los monitoreos de Querétaro, Toluca y Guadalajara, además de este último en la Ciudad de México, Pablo Ramírez advirtió que la infraestructura en todas las ciudades, sigue favoreciendo el uso del automóvil particular, por el hecho de que a ella se destinan entre el 70 y el 80 por ciento de las inversiones.

A su vez,  Sophie Alexander Katz, definió a la lucha por contar con un aire limpio, como una batalla de los más elementales derechos humanos. “Nunca pensé verme en el transcurso de mi vida, en la necesidad de luchar por un derecho tan básico como el respirar”, sostuvo, al señalar que las autoridades tienen que tomar cartas en el asunto de inmediato y en forma severa.

“No es algo que debamos dejar para el futuro, ni pensar en las próximas generaciones. Se trata de un tema de supervivencia actual y del futuro”, por lo cual, exhortó a los ciudadanos a no votar por ningún candidato que no tenga al medio ambiente entre sus prioridades de agenda política.

Cabe recordar que recientemente Greenpeace México promovió el amparo 937/2019, para exigir a los gobiernos de la Megalóplis Central (Ciudad de México y municipios mexiquenses conurbados, Toluca, Querétaro, Puebla, Cuernavaca, Tlaxcala y Pachuca), que establezcan el límite de los 100 puntos IMECA para decretar la contingencia ambiental.

¡Respira México! Actividad desde Palacio de Bellas Artes

Hasta el momento, el amparo se encuentra en proceso de sentencia en Ciudad de México., Querétaro, Puebla, Hidalgo, Morelos y Tlaxcala, entidades que deben presentar un informe a las autoridades para explicar la ausencia de protocolos de contingencia. El Estado de México aceptó el amparo y se hace necesario presentar un informe que justifique los índices del protocolo de contingencia.

Pablo Ramírez adelantó que en próximos días se dará a conocer un informe pormenorizado de los resultados obtenidos en las siete ciudades, el cual, insistió, no busca colocar a las ciudades en competencia, ni en una suerte de “ranking”, sino más bien, hacer ver los retos que las autoridades tienen, a partir de estos monitoreos que son simplemente una “instantánea” de un día cualquiera para los ciudadanos comunes.

Asimismo, exhortó a la población a sumarse con su firma a la petición de Greenpeace para contar con un transporte público digno, limpio de calidad, accesible en la dirección

 

Notas:

1.- Las ciudades monitoreadas corresponden a siete de las urbes más contaminadas de México, de acuerdo con el Informe Nacional de Calidad del Aire 2017 del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático  (INECC).