Tu alimentación y reducción de consumo de carne puede salvar el planeta

La forma en la que nos alimentamos y consumimos podría estar salvando o acabando con el planeta. ¿Sabías que la decisión sobre tus alimentos era tan importante? Te contamos algunos puntos clave para animarte a reducir al mínimo tu consumo de carne.

¿Cuál es el problema con el consumo excesivo de carne?

Los impactos de este modelo de consumo y producción son enormes, desde la descarga de aguas residuales a los mantos freáticos, la deforestación y pérdida de hábitat de especies icónicas.

La industria solo antepone las ganancias económicas antes que la salud de los consumidores y del medio ambiente y son ellos quienes impulsan este modelo que aumenta las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y la temperatura del planeta. La respuesta es ponerle fin a este modelo de producción industrial y optar por la ganadería ecológica que es un modelo que asegura alimentos sanos, protege el suelo, el agua y el clima.

¡Cambia tu dieta! Beneficios para el planeta y la biodiversidad

Los beneficios para el planeta son muchos: si la producción de carne y lácteos se reduce en un 50% para 2050 en relación con los niveles actuales, las emisiones de gases de efecto invernadero del sector agrícola se reducirán en un 64% en comparación con las emisiones previstas en las trayectorias de referencia del 2050 y si apuestas por un mayor número de alimentos de origen vegetal podrías reducir en un 20%-40% el aumento de riesgo de extinción de aves y mamíferos para 2060. ¡Hazlo por el planeta!

¡Súmate al reto!

¿Cocinar no se te da?, ¿quieres usar los ingredientes de tu cocina para comer rico y nutritivo? Comer sano no significa dejar de disfrutar un sin fin de sabores, olores y texturas. 

En Greenpeace, hemos creado este reto en donde aprenderás cómo cocinar fácil y delicioso. Este desafío solo dura 4 semanas, durante las cuales te enviaremos recetas, consejos, tips e información exclusiva a tu correo.  

Evoluciona tu alimentación: Súmate al reto hoy mismo y descarga las primeras recetas.

Únete al reto

1
2
3
4
Reduce las porciones
Consume local
Planifica tu menú semanal
Sustituye la carne con otros alimentos

Reduce de a poco las porciones de carne que comes hasta lograr el objetivo de solo 300g por semana. Invita a otros a hacerlo también y haz consciencia.

Decide siempre comprar local, si vas a comprar porciones de carne hazlo en la carnicería de tu colonia y evita la comida empaquetada en supermercados.

Hacerlo evitará que comas en la calle o recurras a la comida rápida, además de que podrás crear platillos deliciosos para tu día a día.

Sustituye la carne con platillos que incluyan productos como lentejas, quinoa o soya orgánica. ¡De a poco puedes hacer que tu dieta salve el planeta!

1 Reduce las porciones

Reduce de a poco las porciones de carne que comes hasta lograr el objetivo de solo 300g por semana. Invita a otros a hacerlo también y haz consciencia.

Decide siempre comprar local, si vas a comprar porciones de carne hazlo en la carnicería de tu colonia y evita la comida empaquetada en supermercados.

Hacerlo evitará que comas en la calle o recurras a la comida rápida, además de que podrás crear platillos deliciosos para tu día a día.

Sustituye la carne con platillos que incluyan productos como lentejas, quinoa o soya orgánica. ¡De a poco puedes hacer que tu dieta salve el planeta!

Contenido relacionado