#Socios

Asociate a Greenpeace

Participá

Las consecuencias de la pandemia de covid-19 son y serán definidas por elecciones. Elecciones que deben estar fundadas en valores éticos, no financieros: compasión, valentía y cooperación.Somos testigos de múltiples actos de valor, compasión y comunidad, que nos están inspirando y muestran el poder de las personas organizadas. En ellos podemos ver el deseo nítido no solo de sobrevivir sino de vivir plenamente. 

Este virus no tiene nacionalidad, ni agenda, ni afiliación política. Existe y se multiplica donde, cuando y como puede. Sabemos que lo único que puede frenarlo es la cooperación y la solidaridad. 

Este no es momento para acusaciones o divisiones. Queremos, necesitamos y merecemos que en este nuevo capítulo de la historia del planeta, se aprendan lecciones rapidamente, se responda a las causas profundas y que se establezcan nuevas formas de liderazgo político.

No es solo el personal médico que toma decisiones de vida o muerte sino también cada persona, mientras mantenemos distancia física. Juntos, podemos tomar las elecciones correctas. 

Todos sabemos que para responder a esta aguda crisis sanitaria y los correspondientes shocks económicos, se están tomando decisiones que pueden tener un impacto profundo en la actual emergencia climática. 

Debemos pedir que se invierta en el futuro. En vez de justificarlo basándonos en el  pasado, tenemos que mostrar el mundo que podemos construir. Un futuro que es abierto, cooperativo, igualitario, pacifico, en armonía con la naturaleza y con el bien común como motor. 

Cuando pase esta pandemia, nuestro carácter colectivo y nuestro potencial futuro estarán definidos por las decisiones que tomemos para proteger a los más vulnerables. Estaremos fortalecidos por las lecciones que aprendemos hoy. Todos y cada uno de nosotros tenemos en nuestras manos una parte de ese mundo mejor que necesitamos construir, donde la compasión y la cooperación son las claves para un futuro más seguro y más justo.

Estamos escribiendo el futuro; escribamoslo con humanidad.