Participá

Son días extraños, nuestra rutina cambió de un día para otro.  Algunos tienen la posibilidad de quedarse en casa trabajando y otros deben aislarse para desalentar la circulación del virus. Todos debemos ser conscientes y limitar nuestra circulación social para ayudar a proteger a las personas con más riesgos de enfermarse. 

El mundo de la ciencia y el personal sanitario, que está trabajando a contrarreloj en nuestros hospitales para hacer frente a la crisis del coronavirus, lo dejaron muy claro: tenemos que quedarnos en casa. Es la única forma de contener la expansión del virus, proteger a los grupos de riesgo y ayudar a evitar la sobrecarga de nuestro sistema de salud.

En Greenpeace cancelamos todas nuestras reuniones y actividades y estamos trabajando desde casa ante esta emergencia sanitaria sin precedentes, de la que queremos extraer aprendizajes para mejorar nuestra sociedad y detener la destrucción de nuestro planeta.

Es el momento de cuidarnos entre todos, sin olvidar a todas esas familias y personas que están sufriendo la peor parte. Como sabemos que quedarse en casa puede resultar difícil en algunos momentos, desde Greenpeace te traemos algunas ideas que te ayudarán a sobrellevar el aislamiento. Tenemos la oportunidad de hacer cosas desde nuestras casas, actividades que van a sumar a la solución de esta crisis.

1. Revisá tus alacenas

Este es un buen momento para comprobar qué tenemos en la despensa. Revisá fechas de vencimiento y utilizá lo que va a vencer antes para que no se arruine. Además, podés ver la cantidad de plásticos que usás y hacer un listado de alternativas. Cuando esto acabe y vuelvas a comprar con normalidad, llevate esa lista con vos y empezá a hacer cambios.

2. Reciclá tu ropa y convertila en algo nuevo

Muchas personas que se dedican a la moda dicen: “Si no lo usaste en más de dos años y no tiene un valor sentimental para vos, descartalo”. Por eso te invitamos a revisar tu armario y a poner en una bolsa de ropa que no usás.

Después, podés reciclarla y convertirla en otras cosas. ¡Cualquier prenda puede ser una capa de héroe o heroína para los niños de tu casa! O bien, puede convertirse en una bolsa de tela para ir al super.

Sabemos que aquello que no usamos más puede ser una nueva prenda para otra persona. Si tu ropa está en buen estado, una vez pasado el aislamiento podés donarla, intercambiarla o llevarla a ferias americanas para darle una nueva oportunidad y mitigar las consecuencias de la moda insustentable. 

Y la próxima vez que vayas a comprar, acordate de todo esto.

3. Potenciá tu ciberactivismo

No es necesario que te subas a uno de nuestros barcos o te cuelgues de un edificio desplegando un cartel para ayudarnos en nuestro trabajo en favor del medio ambiente.

Desde tu casa y con Internet, podés ser parte activa de nuestros reclamos y acciones. Firmá nuestras peticiones y compartí nuestros reclamos y campañas, videos o acciones a través de tus redes sociales. Mientras más personas se involucren, ¡más fuerte será nuestro mensaje! Conocé todas las campañas a las que podés dar tu apoyo.  

4. Organizá tu menúes y reducí el consumo de carne

Estos días de aislamiento son un buen momento para experimentar nuevas recetas y lograr una dieta balanceada. Es importante que aprovechemos al máximo lo que tenemos en casa y desechar la menor cantidad de alimentos posible.

Otro punto importante a tener en cuenta es la necesidad de reducir el consumo de carne. El 14,5% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial proceden directamente de la ganadería, por lo que cambiar nuestros hábitos alimenticios es fundamental si queremos contribuir en la lucha contra la emergencia climática.

Otra excelente idea es armar una huerta que te provea todo el año de productos cultivados en la tierra con tus propias manos.  Cociná en casa, alimentate de lo que otorga la naturaleza. 

5. Leé libros que siempre quisiste leer

Podríamos hacer una lista infinita de recomendaciones para leer estos días. Si estás buscando algo sobre cambio climático seguro que “Esto lo cambia todo”, de Naomi Klein, o “Y vimos cambiar las estaciones”, de Evelyn Fox Keller y Philip Kitcher, no te van a decepcionar. Y si querés practicar un poco de inglés, te recomendamos “Don’t trust, Don’t Fear, Don’t Beg”, la extraordinaria historia de los “Arctic 30” escrita por Ben Stewart, que pese a contar una historia real está narrada como un thriller y engancha.

6. Conocé por qué la naturaleza está cambiando. Dejá las series y los videojuegos por un rato.   Ingresá a nuestro blog y conocé más sobre medio ambiente, las últimas noticias y las experiencias de nuestros voluntarios . 

Y si tenés otras actividades y nuevos hábitos, compartilos en redes sociales con el hashtag #CuarentenaSustentable! Estamos seguros de que si todos aportamos se puede lograr vivir en un mundo mejor.