Cómo ayudar al Amazonas desde donde estés

Involúcrate

Greenpeace se solidariza con el pueblo Guajajara por el asesinato de Paulo Paulino Guajajara y repudia la violencia contra los pueblos indígenas.

Una emboscada de madereros en el territorio Indígena Araribóia, región de Bom Jesus das Selvas, Maranhão, tuvo como consecuencia el asesinato del indígena Paul Paulino Guajajara el viernes pasado. Según la información obtenida hasta el momento, el guardián Laércio Guajajara también recibió un disparo y se informó que un maderero murió.

Los “Guardianes del Bosque” han asumido el rol de cuidadores, ante el fracaso del Estado para proteger los territorios indígenas. Las tierras de Maranhão han sido escenario de una lucha asimétrica, donde pequeños grupos de “guardianes” eligen defender de los invasores que destruyen estas tierras, a menudo con sus vidas, la integridad de sus territorios.

Para la ONG ambientalista, Paulino y Laercio son las víctimas más recientes de un estado que se niega a cumplir con la Constitución Federal, en el que el presidente Bolsonaro es principal responsable de una política que ha recrudecido el hostigamiento a los índígenas del Amazonas.

Dijo Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de bosques de Greenpeace Andino: “La muerte de Paulino nos enluta en muchos sentidos; su vida y su trabajo, no pueden ser en vano, debemos reforzar el trabajo por la permanencia del bosque y sus habitantes, por su memoria, la paz, la defensa de la vida y el territorio”.

Greenpeace repudia toda violencia generada por el incumplimiento del Estado de garantizar la protección de este y todos los territorios indígenas de Brasil y exige que se tomen medidas inmediatas para evitar que los conflictos continúen.

“El trabajo junto al equipo de “Guardianes de los Bosques Indígenas”, representa objetivos institucionales de respeto y cooperación, por los cuales en muchas campañas de Greenpeace hemos realizado alianzas con los pueblos indígenas, que tuvieron como resultado victorias permanentes para las personas y la naturaleza”. concluyó la activista.