#ContaminaciónDelAire #Transporte

Exige transporte seguro y sin contaminación del aire

Exijamos más y mejor transporte que nos ayude a mejorar el aire que respiramos en nuestras ciudades

Participa

Pachuca, la ciudad conocida como “la bella airosa”,  registra concentraciones de contaminación del aire por encima de normas nacionales e internacionales, según los resultados del monitoreo ciudadano realizado por Greenpeace México que revela presencia de Ozono y Material Particulado PM2.5

Pachuca, Hgo, 22 de julio de 2019.- El transporte público y el automóvil probaron ser los medios de movilidad donde los habitantes de Pachuca, Hidalgo, se encuentran expuestos a mayores concentraciones de contaminación del aire, especialmente en Material Particulado PM2.5 y Ozono (O3), contaminantes que registraron niveles superiores a los límites aceptables por las normas nacionales e internacionales. El trayecto en bicicleta mostró ser el más limpio.

Lo anterior se desprende del monitoreo realizado por Greenpeace el miércoles 17 de julio, donde se midió  la exposición a Monóxido de Carbono (CO), Ozono (O3) y Material Particulado PM2.5 en transporte público, automóvil y bicicleta en un mismo trayecto de 3 kilómetros por la Avenida Felipe Ángeles, una de las más importantes de la ciudad, pues es la que conecta con la salida por carretera a la Ciudad de México.

En el caso del transporte público en el sistema conocido como “Tuzobús”, el  Material Particulado PM2.5, alcanzó un índice de 65 µg/m3, mientras la Norma Oficial Mexicana (NOM) marca como máximo las 45 µg/m3 y la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) establece un límite máximo permisible de 25 µg/m3.

El incremento en la presencia de estas partículas, especialmente dañinas para la salud humana, puede deberse a las paradas realizadas por el transporte colectivo, principalmente llegando al centro de la ciudad donde el número de autos aumenta considerablemente.

Durante el recorrido en automóvil, se observó un pico de 0.110 partes por millón (ppm) en Ozono, mientras la NOM establece un máximo permisible de 0.070 ppm y la OMS recomienda hasta 0.050 ppm.

“La concentración de ozono fue muy elevada en el trayecto en automóvil, superando el límite de la OMS y de la NOM; esto resulta relevante considerando que cuando se realizó el monitoreo no es temporada de ozono y las condiciones atmosféricas no son propensas para la formación de ozono troposférico”, destacó al respecto Pablo Ramírez, coordinador de la campaña de Revolución Urbana de Greenpeace México.

Por otro lado, “el trayecto en bicicleta mostró ser el más limpio, aunque tuvo niveles de Material Particulado PM2.5 que estuvieron cerca de llegar al límite de la OMS”, destacó, luego de que la medición de este contaminante llegó a 24 µg/m3, mientras el límite máximo recomendado por la OMS es de 25 µg/m3.

De manera complementaria, el recorrido en bicicleta demostró la urgente necesidad de construir infraestructura adecuada para el uso de este medio de transporte, pues en la avenida evaluada no existe, lo que significa un riesgo importante para la integridad física de quienes se trasladan en este tipo de transporte que probó ser el más limpio de todos.

Esta es el segundo monitoreo ciudadano realizado por la organización ambientalista Greenpeace México, de siete que se tienen previstos en Puebla, Pachuca, Querétaro, Toluca, Guadalajara, Monterrey y Ciudad de México, consideradas como algunas de las urbes más contaminadas del país.

La medición se centra en tres de los contaminantes que más dañan la salud humana, para enfatizar la necesidad de contar con sistemas de medición más precisos e información oportuna y clara sobre el aire que se respira y sus implicaciones a la salud de la población, así como normas homologadas a nivel nacional para establecer protocolos de actuación en el momento en que se rebasen los límites de las normas nacionales e internacionales.

El  monitoreo realizado en Pachuca, echa por tierra el mito de que la presencia constante de vientos en la “Bella Airosa” impide la formación de contaminantes dañinos a la salud, pues éstos se encuentran en el ambiente y afectan a toda la población, pese a no resultar evidentes como en otras ciudades.

Mayor información: Coordinación de medios de Greenpeace México con Juan Carlos Villarruel al 5570514118 y al correo [email protected]