Vivimos un momento de emergencia climática y nuestro planeta nos lo está haciendo saber. Los incendios en Australia son una clara muestra de que las cosas no están bien, pero esto no es un hecho aislado, los efectos del cambio climático los estamos viviendo hoy en todo el planeta: los incendios en el Amazonas, Congo y México, el aumento en la intensidad de los fenómenos meteorológicos que han dejado enormes daños en países como Bahamas e Indonesia, el aumento en los niveles de sequía y de las enfermedades vectoriales como el dengue, malaria, chikungunya, entre muchos otros, deben recordarnos que lo que ocurre no es algo normal. Es responsabilidad de los líderes mundiales entender la dimensión del problema y actuar en congruencia con la escala del desafío que enfrentamos. El gobierno mexicano, representado por Andrés Manuel López Obrador,  no es la excepción. 

Necesitamos acción climática urgente y contundente, tenemos que dejar el petróleo bajo tierra y transitar hacia una economía limpia, sustentable y equitativa. El gobierno tiene que respetar los acuerdos que el país ha adoptado tanto nacional como internacionalmente y que están plasmados en las leyes mexicanas. 

Australia en llamas

Las familias y comunidades de Australia están sufriendo las consecuencias de incendios forestales catastróficos acelerados por los efectos del cambio climático.

Firma la petición

Protejamos el Amazonas

Greenpeace está exigiendo a las autoridades brasileñas que detengan la expansión de estas prácticas agroindustriales en la selva Amazónica.

Firma la petición

Contenido relacionado