La exploración sísmica genera severos daños en el mar, su biodiversidad y ecosistemas

Seks Greenpeace aktivister om bord skipet Witness ruller ut et ni-meter langt flytende banner foran et seismikkskip i protest mot Equinors oljeleting i Argentinahavet.
Activistas se manifestan frente a la llegada del buque de prospección sísmica de la petrolera noruega Equinor
Foto: © Maximiliano Gutiérrez / Greenpeace

Un grupo de seis activistas de Noruega y Argentina se manifestaron  frente un buque de prospección sísmica que recientemente llegó a las costas de Montevideo. Desde el velero de Greenpeace “Witness” los activistas desplegaron un cartel flotante de 9X9 metros frente a la proa del barco sísmico, para alertar sobre los  impactos que genera esta peligrosa actividad en el mar.

El buque sísmico BGP Prospector es un barco que fue contratado por el gigante petrolero noruego Equinor que hoy está a la espera de la autorización final por parte del Estado Argentino para proceder a efectuar bombardeos acústicos en tres bloques a unos 300 km de la costa de Mar del Plata, al norte del talud continental del Mar Argentino.

Activistas se manifestan frente a la llegada del buque de prospección sísmica de la petrolera noruega Equinor
Foto: © Maximiliano Gutiérrez / Greenpeace

Esta zona es una región cuya dinámica y estructura oceanográfica está fuertemente relacionada con el encuentro de dos grandes corrientes oceánicas y además se trata de áreas de alimentación clave, cría y reproducción de aves, peces y mamíferos marinos, muchos de ellos con su estado de conservación seriamente comprometido. 

Protest Against Seismic Ship in Uruguay. © Maximiliano Gutiérrez / Greenpeace
Desde el velero Witness activistas se manifiestan en rechazo a la exploración sismica
© Maximiliano Gutiérrez / Greenpeace

El Monumento Natural “Ballena Franca Austral” tiene allí uno de sus sitios de alimentación y cría preferidos, algo que es transmitido de generación en generación de las madres a sus crías. Sin embargo, grandes empresas petroleras multinacionales, entre ellas Equinor, obtuvieron derechos exploratorios para avanzar con sus peligrosas operaciones sobre esas zonas.

¿Qué es la exploración sísmica?

Bombardeos acústicos bajo el mar.

Se trata de bombardeos acústicos submarinos que generan graves alteraciones en el comportamiento y lesiones graves en la fauna marina, que pueden ocasionar hasta la muerte.  

La explotación petrolífera offshore requiere de una primer etapa que es la realización de exploraciones sísmicas. Funcionan efectuando disparos submarinos con cañones de aire que crean ruidos increíblemente fuertes (entre 240 y 260 db) que provocan  impactos en más de 300 mil km2, una superficie equivalente a la provincia de Buenos Aires.

El buque de prospección sísmica realiza detonaciones con aire comprimido que genera ruidos potentes y provoca pequeños sismos en el fondo marino.

El eco de estos es captado por una serie de micrófonos para luego ser analizado y conocer la configuración del subsuelo del lecho,  en busca de reservorios de petróleo y gas. 

¿Cómo se siente un bombardeo acústico?

Las detonaciones de aire comprimido utilizan fuertes ráfagas repetidamente y son tan ruidosas que penetran a través del océano y profundamente en el fondo marino. Las explosiones generalmente ocurren cada diez segundos, las 24 horas del día y, a veces, durante semanas. Son tan ruidosos que penetran a través del océano y se adentran kilómetros en el fondo marino.

Estos pulsos de sonido sísmicos de alta intensidad se reflejan en el fondo del océano y se registran mediante hidrófonos muy sensibles. Después de ser procesadas, los investigadores utilizan estas señales para generar información sobre la topografía del fondo del océano y sus formaciones geológicas subyacentes para informarles sobre la ubicación de los depósitos de petróleo y gas enterrados.

La explosión de una pistola de aire puede ser tan fuerte como el lanzamiento de un cohete o una explosión de dinamita submarina.

Algunos de estos sonidos son audibles a cientos de kilómetros. Esto demuestra que no sólo se ve afectada la calidad de vida de los animales marinos, sino que también se sienten impactos reales.

Investigando el impacto de la exploración sísmica en el Mar Argentino

En el mes de mayo cuatro miembros del Instituto de Conservación de Ballenas (ICB) recorrieron junto a Greenpeace a bordo del velero Witness, las áreas donde se encuentran los bloques de la cuenca Argentina Norte adjudicados a la industria petrolera para realizar exploraciones sísmicas, frente a las costas bonaerenses, de Río Negro y Chubut.

Miembros del Instituto de Conservación de Ballenas y Greenpeace recorrieron, a bordo del velero Witness, las zonas del Mar Argentino donde la industria petrolera planea realizar exploraciones sísmicas, a 300 kilómetros frente a las costas bonaerenses.  © Osvaldo Tesoro / Greenpeace.

Estuvieron en zonas del Mar Argentino que coinciden con las áreas de alimentación y tránsito de la ballena Franca Austral y es de gran importancia para muchas especies emblemáticas del patrimonio natural argentino., pingüinos de Magallanes, albatros, petreles y otras aves marinas.

Allí realizaron estudios preliminares de monitoreo acústico fuera de la zona económica exclusiva argentina (donde está localizado el bloque CAN 114) para detectar la presencia de mamíferos marinos y otras especies, mediante los sonidos y vocalizaciones que emiten. Estas observaciones piloto se efectuaron por primera vez en el área.

Mediante el uso de un hidrófono, que funcionó como un set de micrófonos sumergidos en el mar, efectuaron un reconocimiento preliminar del área previo a la realización de la actividad petrolera en la zona. Los datos podrían servir de línea de base para evaluar el impacto de esta actividad y generar un antecedente para futuras investigaciones científicas en la zona.

¿Cómo afecta la vida de los animales marinos que viven en aguas oceánicas?

Ballena Franca Austral (Eubalaena australis). © Martin Katz / Greenpeace

El océano es un mundo de sonido. Los mamíferos que viven en el océano, especialmente los delfines y las ballenas, dependen de su oído sensible para comunicarse, encontrar alimento y sobrevivir. Lo que hace la prospección sísmica de depósitos de hidrocarburos es convertir grandes zonas del océano en una zona de explosión.

Vivir en la tierra nos permite evadir un ruido molesto, pero los animales del océano no tienen escapatoria posible. Las pruebas sísmicas tienen efectos dañinos sobre la vida marina, desde las ballenas hasta el zooplancton microscópico. Tanto es así que muchos países ya prohibieron este tipo de operaciones.

Como ejemplo, un estudio sobre el caso del Golfo de San Jorge, lugar que comparten las provincias de Santa Cruz y Chubut, mostró que en el año 2009 durante el período en el que se realizó actividad sísmica, hubo una caída significativa de los avistamientos de cetáceos en sus hábitats naturales.

Además, en uno de los períodos hubo una reducción drástica de los grupos de cópula y de las madres con cría, desapareciendo completamente de la zona. En el año 2008 se observaron 173 ballenas en el golfo, sin embargo al año siguiente, luego de la operación sísmica, se registraron 92 y en el 2010 apenas 46.

En 2022 organizaciones especializadas en la conservación marina comprometidas con la protección del Mar Argentino publicaron un informe sobre la exploración sísmica y los riesgos que representa para el mar, su biodiversidad y ecosistemas.

Dicho documento es el resultado del proceso colaborativo entre científicos y técnicos de varias ONGs que componen el Foro para la conservación del Mar Patagónico. Fue realizado en base a datos científicos que dan cuenta de los riesgos que la búsqueda de hidrocarburos en el Mar Argentino implica. 

March in Buenos Aires against Offshore Oil Exploration. © Lucía Alejandra Prieto / Greenpeace
Manifestación #Atlanticazo en Buenos Aires, enero 2022
© Lucía Alejandra Prieto / Greenpeace

En Argentina la exploración petrolera en el mar ha generado el rechazo de cientos de personas en todo el país se han manifestado en los últimos dos años en defensa del mar y el clima.

Por todo esto y mucho más denunciamos que esta práctica es una amenaza para el Mar Argentino y lo está llevando al borde del colapso, ya que sus impactos ponen en peligro a todas las especies de nuestra región como la ballena franca austral, el delfín franciscana, orcas, lobos marinos y pingüinos. 

.