Want to do more?
#Socios Asociate a Greenpeace

Los socios de Greenpeace son personas que apoyan económicamente y permiten financiar las campañas y contar con independencia política y económica

Participá ×

Involucrarme con el cuidado del planeta fue algo que surgió en un momento de mi vida. Y una vez que empecé no pude dejar de mirar las cosas desde ese lugar”. Hace más de 15 años que la actriz y cantante Natalia Oreiro está comprometida como miembro de Greenpeace con diferentes causas y campañas dando un perfil público y de impacto acompañado con un conocimiento y seriedad que nos enorgullece.

De acuerdo con sus propias palabras “los artistas tenemos la posibilidad de llegar a la gente de un modo muy directo, por eso siempre intento manifestar las cosas que considero importantes. Podemos ser un puente para ayudar a activar esa conciencia social”.  A Natalia siempre le preocuparon las problemáticas sociales y ambientales y nos sigue acompañando. “Es importante entender que vivir en un medio ambiente sano es parte de nuestros derechos humanos”, sostuvo en una entrevista con Greenpeace.

Sobre su apoyo a Greenpeace: “Me acerco a ellos y ellos a mí porque tenemos una visión muy similar sobre las problemáticas del país. Creo en el compromiso y seriedad de la organización No es la primera vez que hago una campaña junto a ellos y espero que no sea la última”.

En esta nota agradecemos el activismo de Natalia y te mostramos un recorrido de su compromiso con diferentes campañas a lo largo de varios años con la organización.

2004

Natalia se unió a Greenpeace por primera vez en el año 2004 con un spot televisivo, que mostraba los efectos del cambio climático. El spot fue filmado a fines de noviembre en la provincia de Santa Fe.  En el aviso advertía que el cambio climático nos afectaría a todos, que dependía de la voluntad política y de cada uno cambiar los comportamientos para detenerlo y apostar por las energías renovables.

El 6 de diciembre Natalia estuvo presente en el evento que se realizó en Buenos Aires “Cambio Climático, Millones en riesgo” donde alrededor del Obelisco estaba armada un Arca de Noé gigante, como una manera de llamar la atención sobre la necesidad de que los gobiernos tomen conciencia para evitar los cambios climáticos que perjudican al planeta. El “Arca” estaba integrada por cientos de supuestos refugiados climáticos intentando huir de un planeta que va hacia la destrucción por acción u omisión de los gobiernos.

En esa ocasión Natalia declaró: “Pedimos a los gobiernos que no se queden en las palabras, que pongan en práctica” acerca de los compromisos asumidos, por la Argentina entre otros, en el Protocolo de Kyoto.

2005

En abril Natalia viajó a Montevideo donde se convirtió en madrina de la campaña lanzada por la Organización para la Conservación de los Cetáceos del Uruguay, Greenpeace, entre otras ambientalistas, para que Uruguay vuelva a ser parte de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) en defensa de las ballenas.

Natalia, además, grabó tres avisos que advertían de la extinción de las ballenas en el mundo.  En esa ocasión declaró: “Anhelo que mis nietos vean a las ballenas y no que se las tenga que contar o cantar o leer en un libro. Sobre todo porque Uruguay se jacta de ser natural

El 25 de septiembre se realizó otra manifestación de Greenpeace, esta vez para salvar la Reserva de Pizarro (Salta) y tierras de las comunidades wichí. Participó Natalia junto a su esposo Ricardo Mollo y otras personalidades que se pusieron camisetas con el mensaje para el entonces presidente de Argentina: “¡Kirchner, salvá Pizarro ya!” y firmaron públicamente una petición.

2006

En enero de 2006 Natalia filmó otro spot para TV como parte de una campaña para detener barcos de Asia que se encontraban involucrados en la caza de ballenas. Natalia también participó de la inauguración de la nueva oficina de Greenpeace en el barrio de Chacarita, Buenos Aires.

2007

En mayo de 2007 Natalia desafiaba a las personas a sumarse a la campaña “Marcha Azul” usando una remera de ese color y generando mensajes para salvar ballenas. También invitaba a una manifestación en el Obelisco de Buenos Aires. Todos los mensajes de la gente alrededor del mundo se enviaron a un delegado que debería decidir sobre el destino de las ballenas en Anchorage, Alaska (en la asamblea de la Comisión Ballenera Internacional, donde Japón intentó que se apruebe la re-apertura de la caza comercial de ballenas).

El 16 de mayo por la tarde se realizó una conferencia de prensa en la oficina de Greenpeace, donde Natalia presentó a los medios la Marcha Azul y el spot televisivo.

2010

Natalia se suma, junto a otras celebridades, a ser madrina del primer Festival de Cine ambiental, el Green Film Fest. Y aprovecha la ocasión para difundir la campaña “Basura Cero”.

2011

© Claudio Divella / Greenpeace

En 2011 Natalia Oreiro confía en Greenpeace para mostrar su embarazo posando para una campaña en defensa de los bosques. En el spot televisivo y sesión fotográfica se pueden apreciar imágenes de los bosques sobre su cuerpo.

El bosque es vida. Contiene más de la mitad de la biodiversidad del planeta. En Argentina, cada 2 minutos desaparece una hectárea de bosque nativo. Ya perdimos el 70% de nuestros bosques y selvas originales. Ayudame a que mi hijo conozca los bosques”, dijo la actriz.

¿Por qué lo hizo? Esto nos contaba en aquella oportunidadSiento mucha responsabilidad por llevar vida dentro de mí y quería registrar este momento en una imagen que valga la pena. Proyectar un bosque sobre mi panza y mi piel refleja mi intención de seguir luchando por un ambiente más sano y pasarle este legado a mi hijo. Algunas mamás les cantan a sus bebés, otras les tejen, yo le regalé un bosque, porque no puede pensar en un lugar más lleno de vida y energía.

2012

En julio de 2012 Greenpeace Argentina celebra sus 25 años de vida. Con esta ocasión se filmó un spot con varias personalidades que explican por qué Greenpeace es independiente política y también económicamente. Y Natalia también participó

Ningún gobierno, ninguna empresa, ningún interés económico dicta nuestras acciones. Dependemos de la ayuda de personas como vos“.

2013

A finales de septiembre de 2013, Natalia se une a la campaña de Greenpeace para pedir la liberación de  los 30 activistas detenidos en Rusia por defender el Ártico. Entre ellos había dos argentinos. Natalia los visita durante su estadía en San Petesburgo.

2020

Durante el 2020 los fuegos e incendios sometieron a casi todas las provincias de Argentina y desde Greenpeace logramos llamar la atención sobre la necesidad de una Ley de Humedales con el apoyo de varias celebridades que se sumaron al evento virtual #FuegoCero. Natalia dedicó unas hermosas palabras para que la emergencia ambiental no pase desapercibida

2021

Lo que ocurre con el medio ambiente no es algo abstracto o lejano, de lo que se tienen que ocupar la ciencia o los gobiernos solamente”. Así define Natalia la situación actual mientras encabeza la cruzada en defensa del acceso al agua y contra su contaminación en el marco de ciclo de 12 Principios de la Revista GENTE (inspirados en distintos deberes sociales) “Hoy, lamentablemente, el agua no es un derecho de todos”. Mirá la nota acá.

Y escuchá sus palabras:

Involucrarme con el cuidado del planeta fue algo que surgió en un momento de mi vida. Y una vez que empecé no pude dejar de mirar las cosas desde ese lugar. Lo que ocurre con el medio ambiente no es algo abstracto o lejano, de lo que se tienen que ocupar la ciencia o los gobiernos solamente. Los problemas ambientales afectan siempre más a las poblaciones más vulnerables. Por eso a mí me parece prioritario.

No es posible que seamos indiferentes a lo que pasa con el agua. Que las industrias puedan contaminarla como quieran y millones de personas no tengan acceso al agua potable. A mi no me sale tirar toda la basura a un mismo tacho o no enojarme y  tratar de hacer algo cuando me entero que se están desmontando bosques enteros o destruyendo montañas.

No podemos dejar que sigan buscando petróleo en el mar, que dañen a las especies que viven ahí para quemar más y más petróleo. Si cada uno, cada una, pudiera ver que esto es como el cuidado de una casa, que depende de todos y de todas, estaría buenísimo. No es algo que se puede dejar para mas adelante. Hay que ponerse las pilas ahora, cambiar lo que hacemos y exigir los cambios“.