#PatagoniaSinSalmoneras

No permitas que las salmoneras envenenen Ushuaia

Participá

Dueña de un pasaje único, Ushuaia, comúnmente conocida como la ciudad más austral del mundo, recibe todos los años a miles de turistas argentinos y extranjeros. En 2018, casi 400.000 turistas la visitaron, según datos oficiales de la provincia. Actualmente, la ciudad que alberga al famoso canal de Beagle se ve amenazada por la industria de los salmones. La introducción de esta especie no nativa en el canal, según argumentan desde la ONG, provocará serios impactos en la fisonomía y la belleza del lugar.

El canal cuenta con características singulares en el territorio nacional; no existe otro punto del país con características asociadas al Océano Pacífico. Además, es el único fiordo de Argentina, un tipo de accidente geográfico donde las montañas confluyen con el mar.

La ONG alertó sobre la contaminación que la industria salmonera provocará en las aguas del canal. El escape de salmones que puede provocar la depredación de otras especies de importancia en el canal, el abuso de antibióticos, antiparasitarios y otras sustancias químicas, la acumulación de residuos en el fondo marino provenientes de los alimentos y las heces de los salmones son algunos de los impactos directos de las operaciones de las salmoneras.

La belleza escénica, lo más cotizado a la hora de visitar Ushuaia, se verá en peligro por la instalación de jaulas del tamaño de quince canchas de fútbol en el medio del canal. Se generará una enorme disrupción en los avistajes icónicos del canal”, sostuvo Estefanía González, coordinadora de la campaña de océanos de Greenpeace.

A su vez, la ONG vaticinó serios impactos en la fauna autóctona, principalmente por el aumento de basura en en las costas, islas y fondos marinos. Los lobos marinos, cormoranes y la popular centolla requerida en los emprendimientos gastronómicos ushuaienses, serán las principales especies afectadas, entre otras.