Los glaciares son uno de los principales patrimonios ambientales de nuestro paísSon parte integral del ciclo del agua.  

Después de recibir varios rechazos en la votación artículo por artículo, el gobierno decidió retirar el proyecto de Ley Ómnibus que había presentado al Congreso. Hoy no existen certezas ni garantías respecto a que las modificaciones propuestas no vuelvan a ser presentadas. Por eso, necesitamos seguir presionando para que no se flexibilicen leyes ambientales la Ley de Glaciares, lograda por la presión de miles de ciudadanos.

Sin la Ley de Glaciares:

¿Cómo se forman los glaciares?

Dos activistas de Greenpeace mirando hacia el borde del Glaciar Upsala en el Parque Nacional Los Glaciares. Al fondo se ven las montañas. El Arctic Sunrise recorrerá la Patagonia y Chile durante 4 semanas, investigando hasta qué punto están desapareciendo los glaciares y los campos de hielo. Los hallazgos del equipo de investigación confirman que varios grandes glaciares, como los glaciares San Quintín y Upsala, que forman parte de los campos de hielo de la Patagonia Norte y Sur, se han adelgazado significativamente y han retrocedido varios kilómetros en los últimos años.

La nieve que se acumula sobre las montaña, con el tiempo va creando glaciares. Éstos, a su vez, permiten que el agua que cae mediante las lluvias (o nieve)  permanezca disponible hasta el verano.

Cuando este hielo acumulado se derrite el agua comienza su recorrido a través de los arroyos y ríos  hasta el mar.  De esta manera los glaciares contribuyen al ciclo del agua, permitiendo que las precipitaciones que se generan en invierno, permanezcan más tiempo sin los deshielos, acumulando agua sólida sobre las zonas glaciares y periglaciares.

De esta manera los glaciares cumplen las siguientes funciones:

¿Qué es el ambiente periglaciar?

Es importante comprender el rol fundamental que cumplen tanto los glaciares como el ambiente periglaciar en el resguardo de los recursos hídricos, por lo cual ambos necesitan protección.

Argentina sancionó en 2010 la ley 26.639 con el objetivo de proteger los glaciares y el ambiente periglacial.

Es por ello, que la actual ley define al ambiente periglacial en la alta montaña, como el área con suelos congelados que actúa como regulador del recurso hídrico. En la media y baja montaña, como el área que funciona como regulador de recursos hídricos con suelos saturados en hielo.

La norma establece la creación de un inventario nacional de glaciares y ambiente periglacial, y estipulaba un plazo de cinco años para su realización. Sin embargo, el inventario fue finalizado por el Instituto Argentino de Nivología, Glaciología y Ciencias Ambientales (Ianigla) en 2018.

¿Cuántos glaciares hay en el país ? ¿En qué provincias están?

Según se detalla en el Inventario Nacional de Glaciares (ING), Argentina cuenta con 16.968 cuerpos inventariados, de los cuales 16.078 son glaciares en la Cordillera de los Andes y 890 en las Islas del Atlántico Sur.

    En términos de superficie, Argentina cuenta con 8.484 km2 (848.400 hectáreas) cubiertos de estos cuerpos inventariados, de los cuales se encuentran 5.769 km2 (576.900 hectáreas) en la Cordillera de los Andes y 2.715 km2 (271.500 hectáreas) en las Islas del Atlántico Sur.

    Casi el 70% de los glaciares inventariados se encuentran los Andes Centrales y Desérticos, que comprenden las provincias de Jujuy, Salta, Catamarca, La Rioja, Tucumán, San Juan y Mendoza.

    Si bien la superficie de glaciares (principalmente descubiertos) se encuentra en la región de Andes del norte de la Patagonia, esto corresponde principalmente a glaciares descubiertos.

    Respecto del tipo de glaciares presentes en cada provincia o región de la Cordillera de los Andes y la superficie que estos ocupan, los glaciares de escombros representan el 12% de la superficie, pero se encuentran en un 82% en los Andes Centrales y 13% en Andes Desérticos. Es decir, estas geoformas tan características del ambiente periglacial se encuentran situadas prácticamente en su mayoría dentro del área en conflicto con muchos emprendimientos mineros. A escala provincial, San Juan y Mendoza son los que concentran mayoritariamente estas formas.

    Resulta importante destacar la presencia de glaciares dentro de Áreas Naturales Protegidas (ANP), ya sean nacionales o provinciales. En particular las nacionales le brindan un carácter estricto de protección, en el caso de las provinciales la situación no es tan uniforme. En el caso de los glaciares y el ambiente periglacial presentes en la Reserva Provincial de San Guillermo en la provincia de San Juan, dentro de la cual hay numerosos proyectos mineros que afectan o podrían afectar gravemente estos cuerpos de hielo. Lo contrario ocurre en Mendoza, donde por ejemplo el Parque Provincial Aconcagua cuenta con glaciares muchos más protegidos.

    Veladero: minería que destruye glaciares

    Además del cambio climático, las empresas mineras son una de las principales amenazas para estos cuerpos de hielo y su ambiente. La infraestructura para las minas se instala sobre ellos o su entorno y provoca consecuencias para siempre.

    En general, la actividad minera metalífera que se desarrolla en nuestro país es a cielo abierto, y genera grandes impactos ambientales como los siguientes:

    El caso más emblemático es la mina Veladero, en la provincia de San Juan, operada por la compañía multinacional Barrick Gold.

    Argentina es el primer país de América Latina que aprobó una ley para proteger sus glaciares. Y allí prohíbe la exploración y explotación minera en ambiente glaciar y periglacial. La misma norma establece que hay que preservarlos porque son reserva de agua para nuestro consumo, para la agricultura y proveen agua para recargar los ríos.

    Por este motivo, para poder continuar con su operación minera, Barrick Gold inició una demanda en 2011 contra el Estado Nacional, con el apoyo de la provincia de San Juan. De esta forma intentaba demostrar que la Ley de Glaciares era inconstitucional.

    En Greenpeace comprobamos que las instalaciones de la mina Veladero están localizadas sobre ambiente periglacial, en una clara violación a la ley. Además, el emprendimiento se encuentra dentro de la Reserva de Biósfera San Guillermo, lo cual pone en riesgo el agua, la vegetación y a más de 125 especies animales de la zona.

    De hecho, en la operación minera Veladero hubo varios derrames tóxicos.  El más grave ocurrió en septiembre de 2015, cuando más de 1 millón de litros de solución cianurada contaminó cinco ríos de San Juan. Hasta el momento, este es el peor desastre ambiental provocado por una minera en nuestro país.

    Finalmente, en junio de 2019 la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró por unanimidad que la Ley de Glaciares es constitucionalEl fallo señala que la responsabilidad en la protección de glaciares es compartida entre Nación y las provincias. También, reafirma que los derechos individuales como el de propiedad ceden ante derechos colectivos como el derecho al agua.

    Esta decisión debería poner un freno a los 44 proyectos mineros que pretenden avanzar sobre áreas con glaciares o protegidas legalmente. Entre ellos, la mina Veladero.

    Sin dudas, este logro es resultado del trabajo que realizamos junto a asambleas, comunidades de San Juan y organizaciones civiles y sociales de diferentes lugares del país. 

    La Ley de Glaciares en peligro

    El proyecto de Ley Ómnibus presenado a comienzos de año en el Congreso de la Nación incluyó modificaciones a varias leyes ambientales, como las de bosques y glaciares, que se lograron por la fuerte presión de la sociedad. Los cambios propuestos pondrían en serio riesgo el futuro de ecosistemas vitales para enfrentar la actual crisis climática y de biodiversidad en la que nos encontramos.

    1- Modificaría los artículos 1 y 2 de la ley para la preservación de los glaciares y del ambiente periglacial. Se realizaría una modificación en la ley a fin de habilitar la actividad económica en la zona periglaciar.

    3- Eliminaría la prohibición de la actual protección que prohíbe la actividad minera y petrolera en zonas periglaciares.

    Este proyecto de ley ómnibus no garantiza la protección de un ambiente complejo, que es resguardo de agua dulce y al que ya el calentamiento global puso en jaque.

    Esta regresión de derechos ambientales conquistados es completamente inadmisible. Las normas que pretenden modificarse fueron el resultado de largos debates democráticos y no deben cambiarse en beneficio de sectores corporativos, lo que provocará la destrucción impune de bosques y glaciares, entre otros ecosistemas.  

    Continuaremos exigiendo que las leyes ambientales no sean modificadas, de cara a la votación de los artículos en particular.

    No puede haber minería sin dañar el medio ambiente. Sabemos que el agua que contienen los glaciares es un recurso muy valioso.

    Leé más

    Organizaciones ambientalistas y sociales denuncian lobby minero contra la Ley de Glaciares

    ¿Por qué es tan importante defender la Ley de Glaciares?

    LA HISTORIA DE LA LEY DE GLACIARES: ¡Los glaciares no se tocan!

    Cronología de nuestra campaña para defender los glaciares.

    Veladero: 11 años sin controles (abril 2016)

    Por qué necesitamos una ley de protección de glaciares (marzo de 2014)

    San Juan: Reserva de Biósfera de San Guillermo en peligro (marzo 2013)

    Barrick: Minería responsable de destruir los glaciares (julio 2011)

    Documento sobre quiénes son los responsables de obstruir la Ley de Glaciares (febrero 2011)

    Cambio Climático: Futuro negro para los glaciares (diciembre 2010)

    Ley de presupuestos mínimos para la preservación de los glaciares y del ambiente periglacial (2010)

    Videos