#MejorSinPlásticos

Colombia #MejorSinPlásticos

Involúcrate

Mientras la Unión Europea y ciudades como Nueva York en Estados Unidos, la influyente comuna de Providencia en Chile, la ciudad costera Mar del Plata en Argentina y hasta países africanos avanzan con legislaciones que prohíben o limitan los plásticos de un solo uso, en Colombia la Asociación Colombiana de Industrias Plásticos (Acoplásticos) presentó una demanda contra la medida que la Alcaldía de Santa Marta tomó contra el uso de plásticos de uso simple.

“Cuesta creer que sigamos mirando el pasado cuando cada colombiano genera la alarmante cifra de 24 kilos de plástico al año. Debemos sumarnos a la tendencia mundial de reducción y prohibición de plásticos, especialmente los que solo usamos una vez”, dijo Silvia Gómez, directora de Greenpeace Colombia.

En Chile, y tras el fin de la entrega de bolsas plásticas en el gran comercio, la influyente comuna de Providencia en Santiago, liderada por la ex candidata presidencial Evelyn Matthei, aprobó una norma por la cual se prohibirá la comercialización de plásticos de un solo uso. La norma entrará en vigencia en un plazo de seis meses y, previo a ello, existirá una fuerte inversión en educación medioambiental por parte del municipio. En este proceso, están comprometidos diversos establecimientos comerciales que operan en la comuna, como por ejemplo la colombiana Juan Valdez.

La determinación de Providencia es clave para Chile, ya que, al igual como pasó con las bolsas plásticas, las iniciativas para poner freno a los plásticos han comenzado en distintos municipios del país, desde donde se ha generado un efecto dominó, como fue el que concluyó finalmente con la prohibición de las bolsas plásticas en todo el país.

Mientras tanto, el pasado abril, el alcalde de Nueva York firmó un decreto que prohíbe a las agencias de la ciudad comprar plásticos de un solo uso que no sean necesarios, como pitillos, vasos, platos y bandejas, en defensa del medioambiente. Con esta medida que comenzará a regir a finales de 2019, la ciudad busca reducir los residuos plásticos de un solo uso en un 95%. Cada año, en Nueva York se recogen más de 16 mil toneladas de estos plásticos provenientes de los hogares, sin contar los residuos de centros comerciales.

Pero estas iniciativas contra el plástico no solo están siendo comandadas por países desarrollados, sino que hay esfuerzos especialmente destacables ahí en donde las prioridades pudieran ser otras. Es lo que ha pasado en Ruanda, país que ha llevado adelante una activa política destinada a la disminución de plásticos. De hecho, han sido uno de los primeros países del mundo en prohibir la importación, fabricación y comercialización de bolsas plásticas. Y hace poco establecieron normas contra los plásticos de un solo uso, sumándose junto a Kenia, en dos de los países líderes en este sentido en África.

Alrededor del 30% del plástico producido en todo el mundo todavía está en uso. De la cantidad restante (unos 6.300 millones de toneladas métricas), se calcula que el 90,5% nunca fue reciclado, mientras que solo el 9,5% sí obtuvo el tratamiento correspondiente. “Está claro que el tema de contaminación plástica es uno de los problemas más graves a nivel mundial en la actualidad. Por eso, estas ciudades están comenzando a decirle adiós a los plásticos de uso único. En Colombia, el movimiento Colombia Mejor sin Plásticos sigue creciendo y ya somos más de 60 mil quienes creemos que el cambio es posible”, dijo Gómez.

Hace cerca de dos meses, el Parlamento Europeo aprobó la prohibición de venta de plásticos de un solo uso en la Unión Europea para el año 2021. Gracias a esta medida, desaparecerán cubiertos y platos plásticos, pitillos y bastoncillos para los oídos fabricados con plásticos, entre otros productos. “En Colombia tenemos dos de los ríos contaminados a nivel global: el Magdalena y el Amazonas se encuentran entre los 20 más afectados por plásticos en el mundo. Sin embargo, no estamos avanzando en medidas en contra de esa contaminación como otros países, y la industria presiona a las ciudades colombianas que sí quieren hacerlo. Es urgente que la migración vaya hacia la reducción de consumo de plásticos y a la eliminación de los de uso único”, finalizó Gómez.