Want to do more?
#EmergenciaClimática Aguas con el clima

El valle de México es la zona del país con menor disponibilidad de agua por persona. Es urgente garantizar el acceso al agua de todas…

Participa ×

Hay que decirlo: la principal explotación del agua en México y el mundo la hacen las grandes corporaciones. Según el Consejo Nacional del Agua, más agua se utiliza para la fabricación de un coche que para llenar una piscina. En eso estamos de acuerdo, no obstante, sin quitar la denuncia de esa realidad, las personas podemos hacer muchas cosas para usar de forma mucho más consciente este recurso y, sobre todo, no hacer segunda a estas industrias contaminantes. Te damos algunos tips:

  1. Elige comida local y de temporada: La alimentación es clave para el ahorro de agua, ya que los productos procesados, especialmente la carne, requieren gran cantidad de agua para su elaboración. 

La agricultura y ganadería son los sectores que más agua utilizan y los que más la desperdician: 57% del total utilizado, se desperdicia principalmente por infraestructuras de riego ineficiente que se encuentra en mal estado, es obsoleta o tiene fugas. La superficie irrigada es de 6.3 millones de hectáreas. Las pérdidas por infiltración y evaporación son de más del 60% del agua que se almacena para uso agrícola. Tan sólo la producción de 300 gramos de de pollo requiere mil 170 litros de agua, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), analizados por la Universidad Nacional Autónoma de México. 

  1. Reduce el tiempo del baño: bañarse máximo cinco minutos, cerrar las llaves de agua mientras te enjabonas, usar dispositivos economizadores y recoger el agua fría que malgastamos mientras esperamos que salga la caliente, demuestra un uso consciente de este recurso. El agua que reúnas la puedes aprovechar para regar plantas, descargar el inodoro o limpiar; en el caso de los economizadores, son fáciles de encontrar y colocar y ahorran hasta un 50% de agua sin que lo notes. 

De acuerdo con datos del Sacmex, retomados por Milenio, una persona consume en promedio 307 litros de agua al día, lo que representa cerca de un 200% más de lo que se recomienda, que es de 96 litros. 

  1. Utiliza electrodomésticos eficientes:  Además del precio, antes de comprar cualquier electrodoméstico revisa que su etiquetado sea tipo A+++, el cual indica que el consumo energético del aparato es más eficiente. De acuerdo con las Naciones Unidas, todas las fuentes de energía (incluida la electricidad) requieren del agua en sus procesos de producción: para la extracción de materias primas, la refrigeración de plantas térmicas, los procesos de limpieza, la producción de biocombustibles y para el funcionamiento de las turbinas. 

Por ello, 90% de la electricidad global requiere grandes cantidades de agua y se estima que el consumo global de energía incrementará 35%, lo que aumentará el consumo de agua en un 85%.

  1. No contamines el agua: el aceite, el líquido de frenos, los anticongelantes, así como los detergentes con fosfato, son sustancias contaminantes que terminan en ríos y mares. Para evitar usarlos, busca contenedores para aceite usado o usa detergentes biodegradables, bicarbonato o vinagre para lavar. 

Cada persona necesita al día entre 20 y 50 litros de agua sin contaminantes químicos ni microbianos nocivos, para beber y para la higiene, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS); sin embargo, en todo el mundo, más de mil millones de personas no tienen acceso a agua potable y 2 mil 600 millones carecen de saneamiento adecuado, lo que ocasiona contaminación por microbios. El agua contaminada puede transmitir enfermedades como la diarrea, el cólera, la disentería, la fiebre tifoidea y la poliomielitis, lo que cobra anualmente hasta 3.2 millones de vidas, es decir, 6 por ciento de las defunciones totales en el mundo.

  1. Evita el consumismo: cada producto fabricado requiere agua. De acuerdo con Conagua, por ejemplo, 10 litros de agua se utilizan para hacer una hoja de papel y 91 litros se usan para hacer 500 gramos de plástico. La industria textil también es de las más contaminantes ya que se requiere 10 mil litros de agua para producir tan sólo un kilogramo de algodón. Según Conagua, se espera que la demanda global de agua para la fabricación de artículos se incremente en un 400% entre 2000 y 2050.

Además de la producción, el plástico de nuestros alimentos, cosméticos y ropa acaba cada año en cantidades masivas en los océanos y ríos. No desaparece y termina siendo tragado por las especies marinas. Evita que los océanos se llenen de plástico. 

Pilón. Di no al agua embotellada: Una botella de agua mineral de 1 litro requiere 5 litros de agua en su proceso de fabricación (incluida el agua de refrigeración de la planta de producción eléctrica). De acuerdo con datos recogidos por el medio de noticias BBC, tres empresas concentran el 82% del mercado de agua embotellada en México: la francesa Danone y las estadounidenses Coca-Cola y PepsiCo; en nuestro país, la compra de agua embotellada va desde los 325 mililitros hasta los garrafones de 20 litros.

Lo más recomendable es que bebas agua de grifo. Si desconfías de la calidad de ésta, puedes adquirir filtros o purificadores de agua. Son confiables, hay variedad y algunos son económicos. 

Recuerda, vivimos un momento de emergencia climática y nuestro planeta nos lo está haciendo saber. Es momento de actuar.

¡Súmate y participa!