#EmergenciaClimática #Energía

Exige un futuro verde para México

Pidamos al presidente Andrés Manuel López Obrador que deje de lado su visión anclada a los combustibles fósiles como motor de desarrollo, porque eso solo…

Participa

Nada es para siempre. Es un hecho. La situación en la que nos encontramos ahora en México como consecuencia del COVID-19 va cambiar tarde o temprano. En China, Italia, España e incluso Estados Unidos, los países más afectados por la pandemia, ya están en una fase diferente y las personas están saliendo, poco a poco, de sus casas. 

En México esta semana enfrentaremos el periodo de mayor contagio en el país. Es un momento estratégico para pensar hacia dónde irá el país una vez que termine la Jornada de Sana Distancia. El ingenio de los comerciantes locales para hacer llegar los productos hasta casa, las muestra de solidaridad hacia quienes enfrentan el virus desde la primera línea y la disciplina con la que muchas personas acataron el “Quédate en casa” podrían darnos unas pistas de lo que, como ciudadanía, queremos para el futuro. Podría pensarse que, como sucedió tras el sismo de 1985 y en otros eventos de contingencia, una nueva ciudadanía está naciendo.

Scavengers on Matamoros dump, Mexico. © Robert Visser
Mejorar la calidad de vida de los mexicanos © Robert Visser

Esa nueva ciudadanía esperaría que el gobierno también le siga el paso. A continuación enlistamos cinco acciones que debería tomar el gobierno después del COVID-19, basados en el Plan de recuperación económica para México que propone Greenpeace:

¡Apoya aquí la recuperación verde y justa de México ante el COVID-19!

1. Mejorar cómo viven las y los mexicanos

Empleo, salud y alimentación son palabras claves cuando se habla de vida digna en el mundo. Cualquier estrategia de reactivación económica debe tener en el centro estos derechos sociales. México podría llegar a ellos en esta nueva etapa a través de proyectos de inversión para infraestructura no contaminante: solarización de hogares y edificios públicos, la electrificación del transporte y el fortalecimiento de un modelo de producción agroecológico. 

Una cosa va de la mano de otra: México se podría ahorrar hasta 871 mil millones de pesos si electrifica el transporte en las ciudades del país, pues actualmente los gastos para atender enfermedades derivadas de respirar aire contaminado,rebasan el Gasto del Sector Salud y el Presupuesto al Fondo para la Mitigación y Adaptación. 

Asimismo, el gobierno debe asegurar la autosuficiencia alimentaria reorientando los recursos públicos hacia la apertura de mercados de comercio justo y medios de distribución de producción local, ya que, en tiempos de crisis, el acceso a los alimentos saludables, naturales, producidos localmente es estratégico para preservar la salud ambiental y de la población. Recordemos que en México, uno de los retos frente al COVID-19 ha sido la denisdad de población con obesidad y diabetes, derivadas del consumo de alimentos ultraprocesados y con alto valor calórico.

2. Cambiar el modelo de consumo y producción

México, como la mayoría de los países del mundo, basa su modelo de producción y consumo en la explotación de la naturaleza y las personas, la contaminación del planeta, la generación de grandes cantidades de residuos y gases de efecto invernadero (GEI) y la ampliación de las desigualdades, lo que nos hace más vulnerables ante las crisis. 

Consumo local, ¿ya lo apoyas?
Consumo local, ¿ya lo apoyas? © Greenpeace / mego lin

Si queremos caminar en un sentido contrario una vez que superemos la pandemia, nuestro país tiene que transitar hacia un nuevo modelo de economía circular, restaurativa y regenerativa, es decir, no podemos seguir dependiendo de los plásticos y de otros empaques de un solo uso para distribuir los productos sino que necesitamos formas alternativas de distribución basadas en modelos de reutilización de materiales durables y resistentes, así como de venta a granel (libre de empaque). 

3. Mejorar nuestra infraestructura y espacio público

México tiene que descarbonizar el transporte e impulsando las energías renovables, esto quiere decir, por ejemplo, sustituir la flota vehicular del gobierno por vehículos eléctricos, fomentar la renovación del transporte público para adquirir autobuses eléctricos en las zonas metropolitanas del país (ciudades que excedan 500 mil habitantes), implementar redes de ciclovías en las ciudades del país, construir carriles especiales de transporte público rápido, y renovar y actualizar la red eléctrica nacional para favorecer la energía renovable distribuida y abastecer las necesidades de energía del país. 

Ciclistas en el espacio público
Ciclistas en el espacio público © Arnaud Vittet

4. Acelerar la transición energética

No podemos caminar hacia atrás. México debe asumir su responsabilidad en la crisis climática como emisor en su décimo segundo lugar a nivel mundial y como país altamente vulnerable a los efectos del cambio climático, pero también tiene un potencial único para la generación de energía verde. 

Transición energética
Transición energética

México es uno de los cinco países con mayor potencial solar bruto del mundo y posee alto potencial eólico. Para aprovecharlo se deben reactivar las subastas energéticas de largo plazo para promover el desarrollo de energías renovables que permita alcanzar las metas contenidas en la Ley de Transición Energética a 2024 y desarrollar metas nuevas y más ambiciosas para el 2030. La Secretaría de Energía (Sener) debe promover que la generación eléctrica proveniente de fuentes renovables para cumplir con la Ley General de Cambio Climático para la Industria Eléctrica. Con ello, México tiene la posibilidad de crear miles de empleos y el potencial de generar millones de GWh/a suficientes para generar el 100% de la energía consumida anualmente en el país en 2030.

5. Poner más dinero en las manos del pueblo 

El estímulo más fuerte e inmediato que puede promover el gobierno de México es aumentar los beneficios y reducir los tiempos de inactividad para quienes pierden sus empleos durante la pandemia. Si bien apoyar a través de microcréditos a pequeñas empresas es un paso, es esencial definir una política de mayor envergadura para generar más ingresos y una mejor distribución a mediano y largo plazo. 

Por ejemplo, proyectos como la generación distribuida de energía o la transformación de la infraestructura del transporte público y privado en las ciudades podrían lograr minimizar la pobreza energética en el país; que miles de familias obtengan un ingreso extra al vender excedentes de producción de energía, así como generar miles de empleos (con salarios justos y seguridad social) a nivel local al hacer las ciudades más sustentables. 

¿Quieres hacer más por el medio ambiente? Únete aquí 👇