#ConsumoResponsable #Océanos #Plásticos

¡Libérate del plástico!

¡Exijamos leyes que prohiban los plásticos de un solo uso! Las corporaciones evaden su responsabilidad porque no existe un marco que las regule. Desplastifiquemos México.

Participa
  • Las especies capturadas en costas de Veracruz son las más afectadas.
  • Urgen a legisladores que la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de Residuos ponga freno a la contaminación por plásticos en el país.

 

Investigadores de distintas universidades de México detectaron microplásticos en los estómagos de al menos 20% de una muestra de peces de importancia comercial recolectada en los golfos de California, de México y en el Mar Caribe.

El estudio, elaborado por  científicos de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), la Universidad Veracruzana (UV), la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Greenpeace México y el Centro para la Diversidad Biológica (CBD), encontró presencia de microplásticos en los estómagos de distintas especies de peces que son capturadas y vendidas localmente, como el pargo mulato, la lisa o lebrancha y el peto en Veracruz o el mero bobo en Puerto Morelos.

Entre los tipos de plásticos encontrados predominó el celofán, usado como envoltorio de regalos, alimentos y en cintas autoadhesivas. El resto de los polímeros tiene diversos usos, como fibras para ropa y textiles (nylon, poliacrilato y poliéster), plástico rígido para contenedores de distintos tipos (poliestireno y polipropileno), elaboración de equipos de pesca o material para embarcaciones (poliacrilato y polipropileno), elaboración de instrumentos eléctricos (poliéster) o la elaboración de botellas, bolsas de supermercado, empaques pequeños de un solo uso y otros contenedores de uso industrial (polietileno).

Estudio del impacto de la contaminación por microplásticos de peces en México

Estudio del impacto de la contaminación por microplásticos de peces en México

“La presencia de microplásticos en el estómago de estos peces sugiere que los plásticos pueden actuar en el medio marino como vehículo para diferentes productos químicos añadidos intencionalmente durante la fabricación de estos mismos plásticos. O bien, para químicos absorbidos por los plásticos durante su uso y permanencia en el medio ambiente. Aunque las vísceras de los peces son retiradas para el consumo humano, podría haber una ingesta indirecta de esta contaminación,” comentó Lorenzo Álvarez, investigador de la UNAM.

La región más afectada fue Veracruz, con un número promedio de plásticos por organismo dos veces mayor que en las otras dos regiones. Esto podría estar relacionado al mayor impacto urbano, que se traduce en una mayor cantidad de residuos sólidos suspendidos, derivados de escurrimientos o descargas de aguas residuales y el mal manejo de los residuos. Por otra parte, la región que registró la menor contaminación fue La Paz, Baja California Sur, lo cual puede relacionarse igualmente con su baja densidad poblacional con respecto a las otras dos regiones y, por tanto, con una menor generación de residuos y descargas.

Investigaciones científicas recientes sugieren que estos pequeños trozos de plástico se mueven hacia la carne de pescado. Por ejemplo, en el caso de los mariscos, estos son el tercer mayor contribuyente de microplásticos para el consumidor, detrás del agua embotellada y el aire. Se estima que los consumidores podrían comer, inhalar o estar bebiendo hasta 74,000 piezas de microplástico al año y los mexicanos no somos la excepción.

“Aunque en la actualidad diferentes estados y municipios del país han tomado medidas para restringir o prohibir el uso de artículos plásticos de un solo uso, nuestros legisladores deben poner un alto a la contaminación por plásticos desde su origen a través de modificaciones a la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos. En esta se debe considerar la responsabilidad extendida de los productores hacia todos los productos plásticos que se ponen en el mercado. Esto debe dejar de ser mera filantropía o maquillaje verde de las grandes corporaciones ”, dijo Miguel Rivas, coordinador de la campaña de océanos de Greenpeace.

Greenpeace y CBD han pedido que se contemple: 1) la responsabilidad extendida al productor, 2) la eliminación de plásticos de un solo uso a través de prohibiciones de productos y materiales que generen impactos negativos sobre el medio ambiente, 3) etiquetados que informen a los consumidores sobre los impactos negativos en el ambiente que tienen los productos y la forma correcta de desecharlos, 4) prohibición de la incineración de envases, empaques y embalajes 5) y la prohibición de microplásticos añadidos en cosméticos y cremas.

“Los peces son el grupo más comúnmente reportado con presencia de microplásticos, por esta razón nos hemos dedicado a indagar la manera en que la contaminación plástica llega a los peces que se ofrecen en el mercado local”, dijo Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica. “Hacemos un llamado a los legisladores a tomar en serio el problema de la contaminación por plástico que afecta a la biodiversidad nacional y que debe detenerse yendo más allá de la buena voluntad de las empresas, ya que el tema no se soluciona prohibiendo solamente bolsas y popotes”, finalizó Olivera.

Asimismo, Greenpeace y el CBD hacen un llamado a las empresas que más contaminan nuestros océanos a asumir su responsabilidad y a comprometerse a cambiar las prácticas de empaquetado y envasado de sus productos que actualmente contemplan el uso excesivo de plástico, con el propósito de que este material disminuya desde su origen de manera urgente y significativa.

También pidieron a las autoridades del gobierno federal realizar las investigaciones necesarias para descartar el impacto en la salud de las personas que consumen estos peces, conjuntamente a las autoridades pesqueras que deben velar por mantener la actividad económica de manera sustentable y sin afectar a la población.

 

El reporte completo puede ser consultado en: https://act.gp/reporte-pecesmx