#PatagoniaSinSalmoneras

No permitas que las salmoneras envenenen Ushuaia

Participá

Activistas de Greenpeace se hicieron presentes en  el edificio de la Municipalidad de Santiago, en pleno centro de la capital chilena, y portaron pancartas -en español y en noruego- con el lema “Bienvenidos reyes, pero sus salmones no” para hacer ver al rey Harald V y la reina Sonja las graves consecuencias medioambientales que puede tener la expansión de la industria salmonera de capitales noruegos, la cual ahora busca instalarse en la zona del canal Beagle.

En las aguas más puras y frías del Canal de Beagle y en Puerto Williams, el pueblo chileno más austral, la instalación de jaulas salmoneras es inminente. La empresa de capitales noruegos Nova Austral ya tiene cuatro proyectos aprobados para instalar 134 jaulas en la zona de Puerto Williams, frente a Ushuaia.

La amenaza sobre el Canal de Beagle, que es la puerta de entrada a la Antártida y lugar que alberga ballenas, delfines y pingüinos, se presenta por ambas costas. Por eso, en Argentina exigimos al gobierno de Tierra del Fuego una ley que  proteja al canal de esta industria que ya ha causados consecuencias irreparables en Chile”, explica Gonzalo Strano, vocero de Greenpeace

La semana pasada, el Concejo Deliberante de Ushuaia aprobó una ordenanza municipal para frenar la salmonicultura en el ejido urbano de la ciudad, para la instalación de plantas de procesamiento y otras estructuras requeridas para la industria. La ONG destacó la medida; no obstante, cuestionó que no se extendiera hacia la protección del canal.

Las autoridades de Argentina y Chile deben tomar medidas contundentes en favor del medioambiente. Argentina no debe avanzar con una industria que hoy no es impulsada en ninguna otra parte del mundo por sus impactos directos y nocivos en el ambiente y la salud. Por otro lado, Chile debe impedir que más concesiones sean entregadas. El Beagle no puede ser el nuevo basural ambiental de las salmoneras., agregó.