#Océanos

Protege los océanos del mundo

Hagamos que el 30% de los océanos de nuestro planeta sean protegidos como santuarios marinos para antes del 2030. ¡Es nuestro momento de hacer historia!

Participa

No es fácil leer un informe que dice que la actividad humana está amenazando a más de un millón de especies en extinción. Es aún más difícil de leer cuando estás mareado por el movimiento de un barco que se balancea en las olas del Ártico. Este es el último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad (IPBES) que analiza la pérdida acelerada de biodiversidad en todo el mundo.

Aunque los resultados son alarmantes y me dejan un nudo en el estómago, me tranquiliza leer que el panel dice que no es demasiado tarde para detener la pérdida de especies, desde los grandes mamíferos hasta los insectos más pequeños.

En este momento, más de un millón de especies están en peligro de extinción debido a la actividad humana, y podrían desaparecer de la superficie de la Tierra y las profundidades de los vastos océanos azules. La creciente amenaza para la biodiversidad es la razón por la que estoy subiendo y bajando sobre olas blancas en la oficina de campaña en la Esperanza. Estamos navegando hacia la zona del borde de hielo en el estrecho de Fram, ubicado entre Svalbard y Groenlandia.

Junto con un grupo de científicos independientes, nuestro objetivo es aumentar la comprensión de cómo el cambio climático está afectando a la vida marina aquí en el Ártico. ¿Cómo se ve la floración de algas, que cambia el color de todo el océano y atrae a animales como magníficas ballenas azules, afectadas por el rápido cambio climático que está afectando a la región ártica?

Es frustrante que todavía tengamos que demostrar a los políticos y líderes mundiales en qué estado tan grave está la naturaleza aquí. ¿Por qué es que no parecen entender la necesidad urgente de acción? Al mismo tiempo, es interesante aprender más sobre la investigación que los científicos están llevando a cabo, y me motiva a ver sus incansables esfuerzos en nombre de la ciencia.

Una solución fácil, pero complicada.

A pesar de mis frustraciones y los desafíos que enfrentamos, es importante recordar que todavía es posible evitar el colapso total de la naturaleza. Para los océanos, la solución presentada por los principales científicos en el último informe de Greenpeace Internacional ’30×30: un plan para la protección de los océanos’ es bastante sencilla: al proteger al menos el 30% de los océanos para 2030, pueden salvaguardarse para nuestro futuro.

Los dos principales impulsores de la pérdida de vida marina son la pesca destructiva y el cambio climático. El reciente informe de la IPBES advierte que un tercio de todos los mamíferos marinos están amenazados, y un tercio de todas las poblaciones de peces se están recolectando a un nivel tal que no pueden reponerse. La lista de advertencias es larga y la conclusión es clara: la escala de pérdida de biodiversidad que estamos viendo es una amenaza para la existencia humana.

Hasta aquí, en el Ártico, donde la temperatura del mes pasado fue de más de 8ºC por encima del promedio, la amenaza del cambio climático es inmediata. El Océano Ártico está atravesando un proceso llamado Atlantificación, donde las aguas más cálidas del Atlántico comienzan a derretir el hielo desde abajo. Esto está alterando las duras condiciones a las que las especies aquí arriba, como la morsa, han pasado miles de años adaptándose.

Los científicos dicen que la forma más eficiente de prevenir el colapso de los ecosistemas aquí es ponerlos fuera de los límites a la explotación humana. Eso crea un espacio seguro para que las especies amenazadas se recuperen. Mientras escribo este blog, recibo un mensaje: un colega mío compartió la buena noticia de que Bélgica anunció su apoyo al 30% de protección marina en 2030, uniendo fuerzas con el Reino Unido. Me da la esperanza de que podamos construir un movimiento de países que quieran proteger los océanos.

Pero para eso, necesitamos tu ayuda. Por favor, únete a la convocatoria de un fuerte Tratado Global del Océano, que abrirá las puertas a una red de santuarios para proteger nuestros océanos. Por favor firma la petición pidiendo un Tratado Global del Océano.

Halvard Haga Raavand es un activista de Arctic Oceans en Greenpeace Nordic a bordo de la Esperanza.