#EmergenciaClimática #Energía

Exige un futuro verde para México

Pidamos al presidente Andrés Manuel López Obrador que deje de lado su visión anclada a los combustibles fósiles como motor de desarrollo, porque eso solo…

Participa

En Greenpeace estamos convencidos de que el plan de reactivación económica del gobierno mexicano para hacer frente a los efectos de la pandemia ocasionada por el Covid-19 y la caída estrepitosa en los precios del petróleo es una gran oportunidad para dirigir los esfuerzos nacionales hacia la construcción de un México justo y verde, donde el medio ambiente y los derechos humanos sean ejes transversales en la transformación de nuestra economía y sociedad, este plan también debe encaminarnos a ser más resilientes y combatir el cambio climático, una crisis paralela que no debe soslayarse. ¡Súmate para apoyar esta visión firmando aquí!

Nos encantaría escuchar tus ideas, puedes dejarlas en los comentarios. Aquí te compartimos las nuestras. 

El plan que puede cambiar México después de la crisis por COVID-19
El plan que puede cambiar México después de la crisis por COVID-19 © Isai Catmat

Mejorar cómo viven las y los mexicanos

  • Garantizar el derecho a la salud de la población, fortaleciendo la prevención. 
  • Generar empleos verdes a través de la inversión en proyectos que ayuden a combatir al cambio climático y el rescate económico tales como la solarización de hogares y edificios públicos, la electrificación del transporte y el fortalecimiento de un modelo de producción agroecológico que garantice la autosuficiencia alimentaria, vital en tiempos de crisis, reorientando los recursos públicos hacia la apertura de mercados de comercio justo y medios de distribución de producción local.
  • Transitar hacia un nuevo modelo de economía circular que reduzca la generación de residuos, favorezca menos a los intereses corporativos y coloque al medio ambiente y a las personas en el centro de las políticas públicas.

Mejorar nuestra infraestructura y espacio público

Transporte eléctrico en México
Transporte eléctrico en México

El buen juez por su casa empieza. El gobierno puede dar un gran ejemplo a todo el país poniendo en marcha proyectos como: 

  • Solarizar edificios públicos de todos los niveles de gobierno. Si se generan excedentes de energía, pueden usarse para favorecer a comunidades que enfrentan pobreza energética.
  • Reemplazar la flota vehicular del gobierno por vehículos eléctricos
  • Fomentar la renovación del transporte público para adquirir autobuses eléctricos en las zonas metropolitanas del país (ciudades que excedan 500 mil habitantes)
  • Implementar redes de ciclovías en las ciudades del país
  • Construir carriles especiales de transporte público rápido
  • Renovar y actualizar la red eléctrica nacional para favorecer la energía renovable distribuida y abastecer las necesidades de energía del país

Acelerar la transición energética

México es uno de los cinco países con mayor potencial solar bruto del mundo y posee alto potencial eólico. El presidente debe generar mecanismos y reactivar los que ya existen, como las subastas energéticas de largo plazo, para promover el desarrollo de energías renovables que permita alcanzar las metas de ley y sus compromisos internacionales para combatir el cambio climático.  México tiene la posibilidad de crear miles de empleos y el potencial de generar millones de GWh/a suficientes para generar el 100% de la energía consumida anualmente en el país

Energía Renovable es posible en México
Energía Renovable es posible en México © Roengchai Kongmuang / Greenpeace

Poner más dinero en las manos de la gente

El estímulo más fuerte e inmediato que puede promover el Gobierno de México es aumentar los beneficios y reducir los tiempos de inactividad para quienes pierden sus empleos durante la pandemia. Apoyar a través de microcréditos a pequeñas empresas es un paso, sin embargo, es esencial definir una política de mayor envergadura para generar más ingresos y una mejor distribución a mediano y largo plazo.

Proyectos como la generación distribuida de energía o la transformación de la infraestructura del transporte público y privado en las ciudades, podrían minimizar la pobreza energética en el país; que miles de familias obtengan un ingreso extra al vender excedentes de producción de energía, así como generar miles de empleos a nivel local al hacer las ciudades más sustentables. Estas son medidas que permitirían generar una verdadera soberanía energética y una mayor resiliencia ante la crisis económica y la climática.

El gobierno de México debe aprovechar este momento histórico para actuar en congruencia con el principio de “primero los pobres”, depositando recursos en los proyectos que permitan solventar las  injusticias que amenazan la vida, la salud, el bienestar y a las personas, incluidas las crisis climáticas y de pérdida de biodiversidad. 

Firma y apoya una visión de futuro para México que sea verde y justa.

¿Cómo sería para ti un futuro para México verde y justo? Pon en los comentarios tus propuestas y comentarios. 👇