Pidamos al presidente Andrés Manuel López Obrador que deje de lado su visión anclada a los combustibles fósiles como motor de desarrollo, porque eso solo…

Participa

La fase 3 de la Jornada de Sana Distancia en México significó importantes modificaciones en el funcionamiento de mercados y tianguis, lo que tendrá repercusiones en la economía de quienes laboran en ellos y de las y los productores que los abastecen. 

Actualmente es muy complicado encontrar mercados locales o tianguis abiertos en la Ciudad y el Valle de México, ya que desde el inicio de la contingencia sanitaria sus ventas disminuyeron dramáticamente mientras el riesgo de contagio se hacía más grande. Es el caso de Claudia, que tiene un puesto de frutas y verduras en un mercado de la ciudad. Ella asegura que durante los primeros meses de esta epidemia vendía entre 70 y 80 por ciento menos de lo que vendía normalmente. 

La importancia del consumo local
La importancia del consumo local

Si bien en el caso de la capital del país (que registra un mayor número de contagios por Covid-19) durante la fase 3 se permitió continuar a los locales de venta de comida, en especial la no preparada, muchos mercados cerraron parcial o totalmente por recomendación de las autoridades de seguridad y sanitarias, a fin de prevenir contagios por Covid-19. 

Esto traerá pérdidas económicas (aún no estimadas oficialmente) para las miles de personas que laboran en esos negocios, pero también para las miles más de familias agrícolas y jornaleras que abastecen de manera directa estos mercados. 

Mientras tanto, supermercados y tiendas de autoservicio como Walmart, Soriana, OXXO, Costco, entre otros, se mantienen en completo funcionamiento bajo el argumento de que proveen a la población de productos de primera necesidad. 

Asimismo, estas corporaciones no han reportado cierre ni pérdidas, por el contrario, la pandemia les trajo crecimiento. En el caso de Wal-Mart de México, por ejemplo, reportó en sus resultados financieros del primer trimestre del 2020 (durante los cuales se documentaron “compras de pánico” por el inicio de la pandemia)  que sus ingresos totales crecieron 12.9% con respecto al trimestre anterior (que incluye los meses de las fiestas de fin de año). 

Compras en supermercados durante la contingencia por COVID-19
Compras en supermercados durante la contingencia por COVID-19 © Greenpeace / Nigel Marple

Estos datos son una señal de que urge cambiar nuestros hábitos de consumo. Se estima que alrededor del 70% de los alimentos que consumen las familias mexicanas provienen de cuatro sitios principales: mercados, tiendas de abarrotes, tiendas especializadas y supermercados, pero mercados y tiendas de abarrotes aportan 34% de ese consumo mientras que tiendas de marcas específicas y supermercados aportan el resto, especialmente en el norte y centro del país, de acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rura (SADER).

Pero consumir en mercados locales es mejor en muchos sentidos. Aparte de que ayudas directamente a la economía de varias familias, encuentras productos más frescos, naturales, sin conservadores, sin pesticidas y sin empaques plásticos. Además, en los mercados y tianguis es posible encontrar más variedad de alimentos nutritivos que integran una dieta saludable, ya que las corporaciones responden a una lógica de oferta y demanda, por lo que tienen más alimentos procesados y con alta carga calórica, que variedad de frutas y verduras.

La alternativa: consume local

En muchos mercados, las y los locatarios se organizaron para promocionar sus productos por internet y ofrecer servicio a domicilio. 

Es el caso del Mercado Vicente Guerrero, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc, que decidió cerrar sus puertas temporalmente pero que mediante su página en Facebook ofrece los productos en venta, así como los números telefónicos de cada uno de sus locatarias y locatarios para hacer pedidos a domicilio. 

Consume en mercados locales
Consume en mercados locales © Bence Jardany / Greenpeace

También es el caso de varios proyectos independientes que durante esta contingencia fungen como intermediarios entre agroproductores de distintas entidades cercanas a la Ciudad de México, ofrecen los productos por catálogo y te llevan tu pedido hasta la puerta de tu casa. 

Es momento de apoyar la economía de las mujeres y hombres que son la base del sistema alimentario sustentable, saludable y ecológico. ¡Consume local! Puedes encontrar opciones de comercio justo dando clic aquí en la sección de directorio de consumo responsable.

¿Quieres hacer más por el medio ambiente? Únete aquí 👇