Apoya la economía local y el acceso a alimentos sanos ante la crisis por COVID-19

Participa

Hoy en Greenpeace celebramos 27 años de empujar junto con miles de personas hacia un país mejor: más verde, más sano y más justo. Por eso queremos recordar contigo 5 momentos donde el poder de la gente nos llevó a conseguir logros importantes que marcaron un antes y un después en la historia de los derechos medioambientales en este país. ¡Únete para exigir un México más verde!

1 La primera vez nunca se olvida: acción en la Diana Cazadora

El 18 de mayo de 1993, activistas de Greenpeace México colocaron una máscara y tanques de oxígeno a la fuente de la “Diana cazadora”, ubicada en avenida Paseo de la Reforma en la Ciudad de México, para señalar que la capital mexicana era la ciudad más contaminada de todo el planeta. 

Las imágenes de esa hazaña dieron la vuelta al mundo. Veinticinco años después, Greenpeace México lo volvió a hacer pero ahora con el mensaje “El aire en México MATA” para evidenciar el impacto a la salud que ocasiona la mala calidad del aire. 

Primera acción de Greenpeace en México desde la Diana Cazadora en 1993
Primera acción de Greenpeace en México desde la Diana Cazadora en 1993

2 La “Ruta del Petróleo”

En 1996, Greenpeace organizó una expedición por los estados de Veracruz, Tabasco y Campeche para documentar los impactos ambientales de la actividad petrolera en zonas donde Pemex había perforado alrededor de 2 mil 500 pozos desde los años 70. La travesía se llamó la “Ruta del Petróleo” y encontró que la empresa petrolera era antiecológica, atentaba contra las comunidades originarias y violaba acuerdos internacionales.

A raíz de las denuncias que hizo Greenpeace contra la paraestatal a lo largo de este recorrido en el Golfo de México, dos años después, en 1998, Pemex anunció el desmantelamiento de sus plataformas abandonadas frente a las costas de Tabasco. 

3 Alto a los transgénicos 

En el 2000, Greenpeace México inició una campaña contra las corporaciones que usaban transgénicos en los alimentos. Como consecuencia de la presión social que esto causó contra los corporativos, Gerber (Novartis) anunció que ya no utilizará organismos transgénicos en productos alimenticios.

Greenpeace insistió los años siguientes en presionar a las empresas y los gobiernos para que evitaran el comercio y traslado de organismos transgénicos. En 2003, Greenpeace bloqueó el cruce internacional de Laredo y detuvo un tren con 99 vagones cargados con mezcla de maíz convencional y transgénico. En la acción tres activistas se encadenaron a las vías del ferrocarril.

Activistas protestando en contra del maíz transgénico
Activistas protestando en contra del maíz transgénico © Greenpeace / Tomas Bravo Garcia

En 2005, la Secretaría de Agricultura canceló el permiso que ya había otorgado para la siembra de maíz transgénico en México. En ese mismo año, ecologistas campesinos e indígenas que participaron en actos de protesta contra los transgénicos y fueron encarcelados injustamente por ello, como Isidro Baldenegro, Hermenegildo Rivas y Felipe Arreaga, recuperaron su libertad. 

4 En defensa de los bosques 

El año 2007 fue crucial para la defensa de los bosques en México y el trabajo de Greenpeace. Ese año, el Congreso de la Unión modificó la Ley General de Adquisiciones para obligar al gobierno federal a adquirir únicamente madera certificada por su buen manejo. Ésta había sido una de las demandas por las que Greenpeace trabajó desde el inicio de la campaña de bosques en 2004. 

También se logró que la tala ilegal se convirtiera en delito grave en el Estado de México; sin embargo, la campaña se vio ensombrecida por el asesinato de Aldo Zamora, habitante y defensor de los bosques de San Juan Atzingo, Estado de México. El caso no ha sido resuelto y seguimos exigiendo justicia, pero su lucha no fue en vano. 

Protección de bosques y selvas en México
Protección de bosques y selvas en México © Greenpeace / Salvador Arenas

5 Si daña el medio ambiente, no va 

En 2018, Greenpeace México y el Centro  Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA) expusieron el desmonte ilegal para la construcción de la refinería de Dos Bocas (el proyecto estrella del gobierno actual), ya que la empresa no contaba con la Manifestación de Impacto Ambiental.

Esta situación se convirtió en noticia nacional, lo que obligó a las autoridades a imponer una multa de 13 millones de pesos para la empresa responsable así como un programa de reforestación de mangle en 82.8 hectáreas y de preservación de flora y fauna silvestre. El proyecto de la refinería aún está en pie, pero desde Greenpeace hemos exigido al presidente Andrés Manuel López Obrador que detenga cualquier proyecto de inversión que dañe el medio ambiente y le apueste completamente a las energías limpias y renovables.

Lo que viene 

Los logros que ha conseguido Greenpeace en México estos 27 años gracias al apoyo de la ciudadanía se cuentan en cientos. Todos han sido importantes para detener a industrias o gobiernos de cometer desastres o abusos ecológicos que hubieran sido devastadores para el país, su biodiversidad y los derechos de las personas. Así se han protegido océanos, manglares, ríos, bosques, zonas de cultivo, selvas y, principalmente, el Derecho Humano de todas y todos a vivir en un medio ambiente sano. 

La pandemia que ahora enfrentamos significa una oportunidad para seguir exigiendo transformaciones a favor del medio ambiente. Es momento de reconstruir nuestras ciudades, fortalecer el trabajo colectivo y en comunidad para reiniciar una “nueva normalidad” que promueva un México verde y justo, donde las energías renovables y la agricultura ecológica sean una realidad en la política del país, y donde la gente pueda decidir sobre su forma de vida con alternativas para acceder a mejores servicios y alimentos, apoyando el comercio justo y local que reactive la economía del país de una forma distinta. ¡Quiero un México más verde!

¿Quieres hacer más por el medio ambiente? Únete aquí 👇