Want to do more?
#Océanos Protege los océanos del mundo

Hagamos que el 30% de los océanos de nuestro planeta sean protegidos como santuarios marinos para antes del 2030. ¡Es nuestro momento de hacer historia!

Participa ×

Pude ver como los pingüinos recolectaban rocas y formaban un circulo con sus plumas para armar un nido. Al presenciar este momento ya tenía un nudo en la gargante y me percaté de que mi compañera de Turquía, Gozde, también tenía lagrimas en los ojos. Estabamos ahí para defender su hogar y más motivadas que nunca, a seguir trabajando para que ellos y sus crías pudieran vivir tranquilos.

Pingüinos Chinstrap en la Antártida
Pingüinos Chinstrap en la Antártida

En abril de 2019, los barcos de Greenpeace zarparon en un viaje épico a través de los océanos, desde el Polo Norte hasta el Polo Sur. En esta expedición de un año, científicos y expertos se unieron al equipo a bordo para llevar a cabo investigaciones científicas cruciales, presenciar amenazas de primera mano y fortalecer el caso de un Tratado Global de los Océanos.

Mi nombre es Jackie, soy mexicana y campañista digital en Greenpeace International. Estuve a bordo de los barcos de Greenpeace durante cinco etapas diferentes de la expedición “Protege los Océanos”. Hoy compartiré contigo los momentos más maravillosos, impactantes e inolvidables de este viaje a través de los mares del mundo.

1. “El Océano de mis recuerdos”

Isaac Hernández. Bailarín mexicano a bordo del Esperanza
Isaac Hernández. Bailarín mexicano a bordo del Esperanza

El plástico está en todas partes y es una de las amenazas más grandes que enfrentan nuestros océanos. En la actualidad, menos del 3% de los océanos está protegido.

Para mi fue una sorpresa muy triste ver como ha llegado incluso a contaminar zonas que ni siquiera nos imaginamos, como el Triángulo de las Bermudas. 

Es crucial comunicar esto para lograr un Tratado Global de los Océanos. Por ello el actor español Pedro Alonso (Berlín en la serie “La Casa de Papel”), el director mexicano Manolo Caro y el bailarín mexicano Isaac Hernández estuvieron a bordo del barco Esperanza para grabar un corto sobre la amenaza de los plásticos. Fue un espectaculo maravilloso ver ballet en la cubierta del barco y un orgullo enorme saber que como mexicanos aportabamos nuestros distintos talentos y arte para compartir un mensaje tan importante. 

El resultado es maravilloso. Puedes ver el video aquí.

2. Magia bajo el mar de los Sargazos

Fotografía Blackwater de pulpo pequeño en Mar de los Sargazos
Fotografía Blackwater de pulpo pequeño en Mar de los Sargazos

Cuando escuchamos la palabra “océanos”, es probable que las primeras imágenes que nos vengan a la mente sean ballenas y aves marinas, sin embargo, hay mucha vida y maravillas por descubrir bajo el mar.

Mientras estábamos en el Mar de los Sargazos, un área en medio del Océano Atlántico, tuvimos a bordo un equipo de fotógrafos submarinos para capturar el esplendor de este ecosistema único utilizando un método de fotografía submarino llamado “Blackwater”. Esta es una forma de arte emergente en la que los fotógrafos se sumergen en océano abierto por la noche. Sin ataduras y en total silencio. Cada noche, el equipo se sumergió a profundidades de más de 30 metros y las criaturas que encontramos fueron increíbles y únicas. Algunas incluso son especies a identificar. Todos estábamos muy conmovidos por la magia, belleza y la fragilidad de este mar. 

3. Pancartas bajo la lluvia

Flotilla de pescadores despiden al barco Arctic Sunrise en Dakar
Flotilla de pescadores despiden al barco Arctic Sunrise en Dakar

Durante la parada en Dakar, el barco Arctic Sunrise organizó reuniones con representantes pesqueros de África occidental. Recibimos a bordo a personas y asociaciones pesqueras locales para trabajar y presionar juntos a las autoridades para proteger los océanos.

Cuando el barco partía de Dakar para investigar las prácticas destructivas en el Atlántico, una flotilla de pescadores locales en coloridos barcos tradicionales organizó una despedida para desearnos buen viaje y mostrarnos su apoyo, enviando sus buenos deseos y mostrando pancartas con varios mensajes de aliento para todos.

De repente comenzó a llover bastante fuerte. Pensé que los pescadores se irían pero la flotilla se mantuvo allí con las pancartas en alto y sonrisas de oreja a oreja. Significó mucho para todos a bordo, pues nos compartieron su actitud positiva y energía. Estamos todos juntos en esta misión para proteger nuestros mares y garantizar un uso sostenible de los recursos de los que dependen muchas de las personas más vulnerables del mundo.

4. Lagrimas en la Antártida

Colonia de pingüinos Barbijo en Isla Barrientos.
Colonia de pingüinos Barbijo en Isla Barrientos. 

Nunca olvidaré el día que tocamos tierra en la Antártida. Nos preparamos horas antes con todo el equipo necesario. Guantes, mucha ropa térmica, 3 pares de calcetines, botas de protección, en total yo llevaba 5 capas de ropa y caminar resultaba dificil. Pero nada de eso importaba. Era el día en el que veríamos pingüinos frente a frente. 

Mientras nos acercabamos lentamente a la isla Barrientos  recuerdo como a la distancia podíamos ver muchos puntitos blancos. ¡Eran pingüinos! Una colonia bastante grande. Mientras los pingüinos Gentoo (o también conocidos como pingüinos Juanito) son de naturaleza curiosa y se acercaban mucho a todos, los pingüinos Barbijo son más tranquilos y preferian descansar y mantenerse juntos. Pude ver como recolectaban rocas y formaban un circulo con sus plumas para armar su nido. Al presenciar este momento ya tenía un nudo en la garganta y me di cuenta de que mi compañera de Turquía, Gozde, también tenía lagrimas en los ojos. Estabamos ahí para defender su hogar y más motivadas que nunca, a seguir trabajando para que ellos y sus crías pudieran vivir tranquilos.

5. Una responsabilidad compartida

Mientras me preparaba para una protesta pacífica en aguas antárticas, miro a nuestro equipo a bordo. Tenemos activistas, investigadores, ingenieros, tripulantes y activistas. Somos un equipo altamente preparado de mujeres y hombres con múltiples talentos y habilidades, con la misma misión: Proteger los Océanos. El destino de todo ser vivo en el planeta Tierra está ligado a la naturaleza.

El equipo a bordo de los barcos de Greenpeace es como una familia y saber que todos compartimos los mismos ideales aunque venimos de diferentes países y culturas hizo que esta experiencia fuera mucho más significativa e inspiradora. En última instancia, como miembros de la raza humana, es una responsabilidad compartida proteger nuestro hogar y el futuro de las personas a las que queremos.

¡Todos podemos actuar en cualquier parte que nos encontremos! Un Tratado Global de los Océanos es un paso vital para proteger un tercio de nuestros mares para 2030 y solo con tu ayuda y apoyo, esto puede convertirse en realidad.

¡Sé un defensor del océano! Únete al movimiento para proteger los océanos AQUÍ para ser parte del equipo.