El plástico y nuestro sobre consumo amenaza el bienestar de las Áreas Naturales Protegidas (ANP), que son ambientes naturales cuya conservación es estratégica para la preservación de la biodiversidad y la vida humana.

Las ANP son espacios físicos naturales, marinos y terrestres, en donde la ambientes originales no han sido alterados significativamente por la actividad humana; o requieren importantes esfuerzos de preservación por su estructura, función o biodiversidad; o requieren restauración por el riesgo inminente de que desaparezcan.

Plastic Floating in the Great Pacific Garbage Patch. © Justin Hofman / Greenpeace
Plástico flotando en el mar © Justin Hofman / Greenpeace

En México hay seis tipos de ANPs según el tipo de protección: federales, estatales, municipales, comunitarias, ejidales y privadas. En ellos se incluyen ríos, desiertos, islas, zonas arqueológicas, playas, lagunas, etc. Todos ellos albergan características y especies únicas, en muchos casos son especies en peligro de extinción. 

De acuerdo con la Comisión Nacional de Áreas Protegidas, de la superficie total de Áreas Naturales Protegidas, 21 millones 886 mil 691 hectáreas corresponden a superficie terrestre, lo que representa el 11.14% de la superficie terrestre nacional. En lo que respecta a superficie marina se protegen 69 millones 458 mil 748 hectáreas, lo que corresponde al 22.05% de la superficie marina del territorio nacional.

Las ANP son espacios naturales estratégicos para la conservación de la biodiversidad que garantizan la vida porque generan servicios ambientales: aportan aire puro, agua limpia, regular el clima y en algunos casos alimentos para el consumo humano, permiten el hábitat para cientos de especies y mitigan el cambio climático proporcionando un sin número de beneficios gratuitos (paisajísticos y culturales) y bienestar para las poblaciones cercanas y globales, de acuerdo con la Secretaría del Medio Ambiente de la Ciudad de México.

Turtle and Plastic in the Ocean. © Troy Mayne / Oceanic Imagery Publications
Tortuga marina con plástico debajo del mar © Troy Mayne / Oceanic Imagery Publications

Por ello, el daño a alguna de estas áreas es irreversible, grave, con riesgos potenciales y constituye un delito. 

El plástico es el enemigo 

Pese a eso. Greenpeace encontró evidencia científica que demuestra que estos sitios de gran valor ambiental están siendo afectados por el sobreconsumo y en especial por el desecho de plásticos. 

Greenpeace realizó un monitoreo durante los meses de agosto a diciembre de 2019 en 8 de estos sitios: 

  • Parque Nacional Arrecife de Puerto Morelos (PNAPM)
  • Parque Nacional Arrecifes de Cozumel (PNAC)
  • Parque Nacional Costa Occidental Isla Mujeres Punta Cancún y Punta Nizuc (PNCOIMPCPN) 
  • Reserva de la Biosfera Sian Ka´an (RBS)
  • Reserva de la Biosfera Caribe Mexicano (RBCM)
  • Parque Nacional Arrecifes de Xcalak (PNAX)
  • Parque Nacional Isla Contoy (PNIC)
  • Parque Nacional Sistema Arrecifal Veracruzano (PNSAV)

El resultado fue contundente: en todas las ANP analizadas se encontraron piezas plásticas, tanto en la superficie del mar como en la columna de agua y en el fondo marino.

En total se registraron 815 piezas hechas de material plástico, equivalente a 2 piezas por kilómetro cuadrado (Km2) flotando en superficie y 3500 piezas por km2 en el fondo del mar (2.6 piezas plásticas por cada 180 metros cuadrados).

Plastic Brand Audit Activity in Greece. © Constantinos Stathias
Plástico desechable en playas © Constantinos Stathias

Si te interesa conocer más sobre el impacto del plástico en las ANP, te invitamos a leer este reporte. 

Las autoridades de los tres niveles de gobierno y la sociedad somos responsables de garantizar la salud de estas zonas. Al salvarlas y protegerlas efectivamente, los ecosistemas que habitan ahí podrán autoregenerarse y, a su vez, garantizar condiciones para que todas las personas habitemos en un ambiente más sano. 

¿Quieres unirte para proteger las Arenas Naturales Protegidas? Súmate aquí.

¡Libérate del plástico!

¡Exijamos leyes que prohiban los plásticos de un solo uso! Las corporaciones evaden su responsabilidad porque no existe un marco que las regule. Desplastifiquemos México.

Participa ×