• Medio ambiente debe ser transversal en la política pública de esta administración
  • Movilidad sustentable y eficiente, indispensable para mejorar calidad de vida

Ciudad de México, 06 de diciembre de 2018.- Saludamos el enfoque político de la administración entrante de la Ciudad de México que coloca la democracia y el interés público como ejes rectores, la construcción de la ciudad tiene que garantizar el involucramiento de sus habitantes y poner en el centro de su diseño a las personas, así como impulsar un desarrollo urbano basado en el acceso, la sustentabilidad y la funcionalidad.

En ese sentido, Greenpeace confía en que las exigencias de la sociedad civil tengan resonancia en la toma de decisiones políticas de esta administración entrante y llama a la nueva jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, a atender de manera urgente el tema de la movilidad y la mala calidad del aire.

Actualmente el transporte es la principal fuente de contaminación en el aire, causa de muerte de 17,000 personas al año de las cuales mil 680 son menores de 5 años. También es el sector que más emite Gases Efecto Invernadero en el país con el 39.37%[1], que en el contexto global implica, de manera impostergable, implementar soluciones. Esto hace necesario priorizar el desarrollo de transporte público eléctrico masivo por encima de los que utilicen combustibles fósiles. Así lo plantea el plan de movilidad presentado, esperamos que se concrete en acciones como brindar mayor atención y prioridad a la red de trolebuses y tren ligero.

A pesar de haber anunciado una inversión de 500 millones de pesos en este rubro para 2019, un diagnóstico[2] realizado por la Coalición Cero Emisiones, de la que Greenpeace forma parte, señala la necesidad de destinar en total cerca de 7,000 millones de pesos para convertir a esta infraestructura en un sistema altamente eficiente, moderno y sustentable, que pueda brindar una calidad óptima de servicio, y que se convierta en una verdadera alternativa al uso del automóvil.

Un paso hacia la transformación del transporte público y la sustentabilidad © Greenpeace

Asimismo se ha demostrado la idoneidad del trolebús para compartir carriles especiales con ciclistas, gozando a su vez de las bondades y eficiencia de un BRT. Proyectos como el Trolebici en el Eje Central Lázaro Cárdenas deberían ser un estándar generalizado en los corredores Cero Emisiones que resolverían las necesidades de millones de personas en núcleos urbanos que han sido ignorados, mismos que requieren mejor infraestructura para garantizar la seguridad vial, la equidad y la justicia social de la población.

Coincidimos en que existen derechos fundamentales que deben ser salvaguardados dentro de la Ciudad: el desarrollo urbano incluyente, espacio público, áreas verdes, un medio ambiente sano, el acceso al agua, a una movilidad sustentable y digna, entre otros.

Aunque las cuestiones de medio ambiente no han sido soslayadas en lo que será la agenda de gobierno, un reto importante será que tengan una necesaria transversalidad y presencia en todos los componentes de las políticas públicas.

Las soluciones en la ciudad tienen que construirse de manera conjunta, generando espacios de diálogo entre la academia, sociedad civil y gobierno, en donde la libertad de expresión sea garantizada.

Finalmente, aplaudimos el compromiso de nunca utilizar las fuerzas armadas para reprimir al pueblo, el respeto y espacio a la disidencia es fundamental para construir desde lo democrático. En un país tan sediento de justicia, la promesa democrática es un bálsamo a tantos años de represión que ha dejado en el camino a miles de compañeras y compañeros que perdieron la vida en la defensa de la dignidad.

[1] Inventario Nacional de Emisiones de GEI, INECC, 2016.

[2] https://www.greenpeace.org/mexico/publicacion/1494/movilidad-cero-emisiones/