Want to do more?
#ConsumoResponsable Consume menos, consume mejor

Hoy tenemos la oportunidad de hacer frente a esta crisis y reinventar nuestro estilo de vida y el modelo actual de consumo masivo hacia uno…

Participa ×

El sistema actual en el que vivimos incentiva un consumo acelerado en prácticamente cualquier ámbito de nuestras vidas. Ya sea en la alimentación, la ropa, nuestros dispositivos electrónicos o hasta en nuestros muebles, la compra, el uso y el desecho de productos son procesos vertiginosos. 

Este consumo desmedido tiene muchas implicaciones negativas: trabajos de manufactura precarizados, explotación laboral, trabajo infantil, presión social por adquirir productos de moda y otros aspectos socioeconómicos importantes.

En 2018, el Banco Mundial publicó Do It Yourself (DIY): ¿qué es y por qué deberíamos ponerlo en práctica?que en promedio al año se generan ¡2 mil 100 millones de toneladas de desechos!, de las cuales solo se recicla el 16%.

Otra de las consecuencias más lamentables del consumismo y el desecho de mercancías es el impacto ambiental. Entre la basura, uno de los problemas más preocupantes son los plásticos. Tan solo pensemos en que todo el plástico creado desde la primera mitad del siglo XXI aún existe en el planeta, y genera contaminación en suelos y mares.

Este modelo económico lineal (producir-consumir-desechar) está detrás de la degradación ambiental y el cambio climático que sufrimos en la actualidad. Por ello debemos buscar formas alternativas de producir y consumir, de manera que evitemos la generación de residuos que tienen diversos impactos ambientales y sociales. 

En este sentido, creemos que te gustaría saber que hay varias cosas que podemos hacer para enfrentar este problema. Una de ellas es el DIY (Do It Yourself) o “hazlo tú mismo”, que es una manera de contrarrestar el consumismo y disminuir nuestros desechos. 

Sin embargo, transitar hacia alternativas ecológicas de consumo requiere la ayuda de todos. Firma aquí para exigirle a los gobiernos que garanticen políticas públicas para un consumo responsable.  

Si aún no estás seguro de qué es el consumismo y por qué afecta al planeta, te recomendamos leer nuestro artículo al respecto, solo da clic aquí.

¡Hazlo tú mismo!

Básicamente eso es lo que significa DIY, que se traduce como hazlo tú misma o mismo. Una definición sencilla del concepto es la creación, modificación o reparación de objetos sin ayuda de un especialista ni a través de la producción industrial.

El DIY también es una respuesta al aumento en el consumo de productos de moda, ya que, en vez de comprar, puedes hacerlo tú mismo. Recuerda que no ir de shopping es gratis
El DIY también es una respuesta al aumento en el consumo de productos de moda, ya que, en vez de comprar, puedes hacerlo tú mismo. Recuerda que no ir de shopping es gratis © Dmitrij Leltschuk / Greenpeace

Aunque en realidad esta perspectiva ha existido por siglos, su popularidad e identidad, al grado de crear una subcultura, tiene como uno de sus orígenes el movimiento punk de la década de los 70 del siglo pasado (1), con toda su estética DIY, que incluía, además de la confección autónoma de la ropa, la autogestión e intervención de publicaciones e imágenes

Además, el movimiento punk es conocido por surgir como una reacción ante el creciente consumo y la acelerada industrialización del mundo occidental. De ahí que esté ligado a proyectos de autogestión, como los que la cultura DIY contemporánea emprende.

El DIY abarca muchos aspectos: desde pequeñas reparaciones en casa, hasta la autopublicación de revistas o gacetas, o el armado de nuevos dispositivos electrónicos con los componentes de aparatos viejos, ¡incluso hay quienes  fabrican su propio equipo científico!

El ‘Do it yourself’ involucra el ejercicio de la creatividad y la destreza manual para crear objetos nuevos a partir de otros, cuya vida útil ha terminado.

Por eso vamos a enfocarnos en aquello que, a primera vista, parece un desecho, pero puede tener una segunda oportunidad. En cuestiones ambientales, el DIY involucra las  5Rs (rechazar, reducir, reutilizar, reciclar y reintegrar), y es especialmente útil para ropa y objetos del hogar. 

El orden jerárquico de las Rs proviene del movimiento zero waste, en tanto que rechazas lo que no necesitas, reduces el consumo de lo que no puedes rehusar, reutilizas lo que no puedes rechazar o reducir, reciclas lo que no puedes rechazar, reducir o reutilizar y, finalmente, reintegras lo que puedes hacer como composta (desechos orgánicos).

La técnica del ‘hazlo tú mismo’ es una buena opción para llevar una vida en sintonía con el cuidado del ambiente. Además, te ayuda a ejercitar tu imaginación, tu creatividad, despejar tu mente y es una excelente manera de sentirte útil.

¡No te preocupes! Quizá piensas que no tienes mucha habilidad con las manualidades, pero nadie nace totalmente apto. La práctica hace al maestro, por eso tenemos tips e ideas para que puedas implementarlos en tu estilo de vida

La moda rápida tiene pésimas consecuencias para el planeta. Por eso te invitamos a leer:  “Fast fashion: de tu armario al vertedero” para conocer más sobre esta práctica nociva.

Por supuesto, hay muchas maneras en que puedes aplicar el DIY en tu vida, todo esto dependerá de tus propios conocimientos e imaginación. ¡No hay límites para reusar y reciclar! 

Quizá uno de los retos más difíciles del DIY tiene que ver con los dispositivos electrónicos, cada vez más desechables y con una fuerte publicidad orientada a sustituir tus computadoras, celulares y televisores muy rápido.

En 2019, se generaron casi 54 millones de toneladas de basura electrónica. Varios elementos son de gran peligro por el riesgo tóxico que implican sus componentes, como el mercurio (2).

En ese caso, para los electrónicos, recomendamos reducir los procesos de reemplazo, aunque puede que encuentres la forma de darles una nueva vida, en el momento en que se conviertan en aparatos obsoletos. Recuerda que esta vigencia es promovida por las empresas para que dejes de usar un aparato que sigue en perfectas condiciones, solo porque ya pasó de moda y ha salido una nueva versión.

Lo central de estas acciones es reducir los procesos de reemplazo, mediante la extensión de la vida útil de nuestros aparatos y dispositivos, al darles un uso y mantenimiento correctos o repararlos y renovándolos cuando sea posible. 

En el caso en el que ya no quieras usarlo, aunque siga siendo funcional, puedes donarlo a alguna escuela, comunidad o persona que lo necesite, así como a centros de acopio para su reciclaje. Por ahora, cuéntanos, ¿cómo lo harías? Veamos las ideas que preparamos para ti y ¡hazlo tú mismo!

Si estás aquí, probablemente quieras adoptar hábitos más amigables con el ambiente. No olvides visitar la plataforma que desarrollamos en Greenpeace para que adoptes un consumo responsable

DIY: ideas y ejemplos

Aunque el DIY va más allá de las manualidades, pues en ocasiones significa una oportunidad de desarrollar arte o diseñar un objeto de decoración único, a partir de otros productos preexistentes.

El do it yourself abarca cualquier tipo de proyecto en donde se reusan materiales  para crear nuevos objetos.
El do it yourself abarca cualquier tipo de proyecto en donde se reusan materiales para crear nuevos objetos. © Constantinos Stathias / Greenpeace

En ese sentido, no hay límites respecto a lo que puedas crear. Por eso te ofrecemos algunas ideas que podrías poner en práctica o que, incluso, te pueden servir de inspiración para que inventes tus propios objetos de decoración o prendas de vestir.

Probablemente conoces las cajas de madera para fruta (los famosos huacales). ¡Estos son muy útiles para poner a prueba tu creatividad y construir repisas! También puedes adaptarlos para hacer una mesita de noche o una cabecera para tu cama (1).

Otra buena idea DIY es un tapete o una alfombra de telas reusadas. Para eso ocupa ropa que ya no te pongas o esté dañada. También puedes utilizar sábanas, trapos o trozos de telas (de esas que no sabes ni de dónde salieron). ¡Es tan fácil que solo necesitas agujas, hilos, cinta adhesiva y tijeras

El DIY no tiene modelos fijos, se trata de explorar tu creatividad y lo más importante: ¡que evites consumir de más!

Otra idea genial y bastante práctica es el reuso de botellas como macetas para armar un pequeño jardín vertical. Solo debes recortar una especie de ventana en la botella para crear tu maceta y colgar un alambrito de la taparrosca, ¡así podrás tener un espacio verde en tu propia casa!  

Para esto usa las botellas que ya tengas en casa, pero recuerda siempre la importancia de reducir nuestro consumo de  plásticos de un solo uso.

La ropa también está sujeta al DIY. ¡Renueva y personaliza tus tenis, bolsas, camisetas, blusas y playeras en casa! Incluso, de manera sencilla, puedes crear tu propia bisutería y aprovechar al máximo los materiales que ya tienes.

Asimismo, hay ideas DIY para el cuidado personal. En Greenpeace México, ya hemos compartido cómo hacer tu propio exfoliante, desodorante y bálsamo labial con ingredientes sencillos. No cuesta nada intentarlo y además puedes ahorrar un poco de dinero.

Muchas veces con materiales que tenemos en casa es posible preparar nuestros propios productos de belleza. ¡Hazlo tú mismo, ahorra y cuida al planeta!
Muchas veces con materiales que tenemos en casa es posible preparar nuestros propios productos de belleza. ¡Hazlo tú mismo, ahorra y cuida al planeta! © Fred Dott / Greenpeace

Además de estos ejemplos, aquí te damos más recomendaciones para ayudarte a obtener otras ideas do it yourself en tu vida:

  1. Busca proyectos para inspirarte y ponerlos en práctica. Un muy buen sitio en donde encontrarás muchas ideas es Pinterest, tan solo con buscar #DIY, ¡miles de opciones aparecerán en tu pantalla! Fíjate con qué materiales cuentas y qué proyectos te interesan. Recuerda que la idea no es gastar ni consumir cosas nuevas, sino darle una nueva vida a lo que ya tenemos.
  2. Otra plataforma en la que mucha gente publica sus ideas DIY es Youtube, la popular plataforma de videos te ofrece tutoriales paso a paso para que logres poner en práctica tus proyectos de creación y reparación.
  3. Por supuesto, si te interesa el DIY también querrás apoyar medidas que contribuyan a combatir el consumismo y cuidar del planeta de manera más comprometida. En Greenpeace México, te preparamos unas guías descargables para llevar un estilo de vida más ecológico.

Finalmente, busca campañas y eventos en los que puedas participar para compartir y llevar a cabo muchas ideas DIY. Por ejemplo, nosotros, en Greenpeace, junto con otras organizaciones como Fashion Revolution o Shareable, iniciamos el movimiento MAKE SMTHNG.

¿Te interesa disminuir tu impacto ambiental con la reducción de desechos? Consulta aquí nuestra publicación acerca de cómo llevar una vida zero waste

MAKE SMTHNG

MAKE SMTHNG es una serie de eventos que tienen como objetivo concientizar a la gente sobre la forma en que el consumismo afecta el ambiente y por qué esto debe ser de interés para todas y todos.

Su evento principal es el MAKE SMTHNG Week, que coincide con el Black Friday y el inicio de la temporada de compras navideñas. Además de hacer conciencia de la contaminación que genera el consumo, se motiva la creatividad y la mejora de habilidades.

En Greenpeace hemos coordinado esta iniciativa en algunos países del mundo y siempre consideramos que es vital que más gente se involucre en este tipo de actividades, sobre todo para que reflexionemos a la hora de comprar un producto que quizá no necesitamos. En este sitio también encontrarás tutoriales DIY.

Greenpeace ha organizado MAKE SMTHNG Week en varios países, como Tailandia, Alemania o Grecia, en los que se imparten talleres DIY.
Greenpeace ha organizado MAKE SMTHNG Week en varios países, como Tailandia, Alemania o Grecia, en los que se imparten talleres DIY. © Wason Wanichakorn / Greenpeace

En Greenpeace siempre estamos en búsqueda de alianzas que compartan nuestras preocupaciones. De igual forma, queremos que más personas se sumen a esta causa por el planeta. Haz clic aquí y firma la petición para que nuestros gobiernos busquen mejores medidas de consumo responsable

Las ventajas del DIY

A pesar de que en México es común que resolvamos problemas del hogar por nosotros mismos, por ejemplo, un lavabo tapado o una falla en el calentador, en vez de consultar a un especialista, lo cierto es que somos un país que genera mucha basura.

México es el país de América Latina (sin contar el Caribe) que genera más desechos, con 1.16 kilogramos (kg) per cápita (por persona) al día en 2016. El informe del Banco Mundial señala que en Latinoamérica y las islas caribeñas el promedio es de 0.99 kg per cápita diarios.

América Latina y el Caribe es la región del mundo que menos recicla, con tan solo un 4.5% en 2016, según datos del Banco Mundial.

Frente a esta acumulación de desechos, las 5 Rs frente al consumo de los productos son una buena alternativa. Imagínate si todos lográramos reducir aunque sea medio kilo de basura al día; con eso nos ubicaríamos por debajo del promedio.

Aquí es donde el DIY entra en acción. Sabemos que no es la única solución, pero es un gran paso para aliviar la huella de carbono personal.

¿Quieres saber más acerca de la huella de carbono? Te recomendamos leer nuestro artículo y medir tu propia huella.

El DIY conlleva el gran beneficio de evitar el consumismo al romper con la lógica de comprar todo nuevo, desechar cosas que aún pueden ser útiles y reemplazar objetos solo por seguir una tendencia. 

La ropa también puede ser un divertido proyecto DIY, como lo hemos hecho en MAKE SMTHNG Week. ¡Repara o personaliza y dale un nuevo aire a esas prendas que aún pueden usarse!
La ropa también puede ser un divertido proyecto DIY, como lo hemos hecho en MAKE SMTHNG Week. ¡Repara o personaliza y dale un nuevo aire a esas prendas que aún pueden usarse! © Dmitrij Leltschuk / Greenpeace

Al realizar proyectos DIY, contribuimos de alguna forma a reducir nuestra producción de basura en el hogar, lo cual, cuando se convierte en una acción colectiva, tiene un impacto social y ambiental benéfico.

Además de ser una opción ecológica, el DIY también ayuda a tu economía, pues te ahorras un gasto para alguna decoración de temporada, un pequeño arreglo en la casa o un obsequio. Ese dinero puede servirte para algo realmente necesario.

Otra ventaja es el desarrollo de tus habilidades. Ya sea que te falte un poco de destreza manual o no, podrás poner en práctica tu creatividad, relajarte del ritmo cotidiano y disfrutar del resultado.

Además de todo, la imaginación aumenta y hay un sentido de comunidad, pues los foros y las redes sociales están llenas de personas que comparten sus tips e ideas.

Finalmente, te recomendamos que incentives a tus círculos cercanos para probar ideas DIY y así lograr una reacción en cadena. Por fortuna, cada vez más las personas están abiertas a volver sus hábitos mucho más amigables con el planeta.

En distintos estudios, se ha encontrado que más de la mitad de los millennials y la generación Z prefiere productos sustentables (3).

En Greenpeace, sabemos que las acciones individuales tienen mucho mayor peso cuando van acompañadas de políticas públicas que aseguren un mejor futuro para el planeta y, por ende, para nosotros. No dejes de firmar la petición para exigir medidas que permitan un consumo responsable.

Referencias

  1. La Tienda Home. ¿Qué es el DIY? La Tienda Home, 2017. Consultado el 2 de diciembre de 2020.
  2. E-Waste Monitor. The Global E-Waste Monitor 2020. E-Waste Monitor, 2020. Consultado el 17 de diciembre de 2020.
  3. Greg Petro. Sustainable Retail: How Gen Z Is Leading the Pack (en inglés). Forbes, 2020. Consultado el 2 de diciembre de 2020.