La pandemia actual que estamos viviendo representa un parteaguas para la vida tal cual la conocíamos hasta hace unos meses. La “nueva normalidad” demandará cambios sustantivos en nuestros hábitos y formas de vida y también implicará la creación de formas más saludables de producir y consumir energía si queremos mantenernos sanos.

A lo largo de los tres capítulos de este informe, se hace un análisis del enorme potencial que tienen las energías renovables en el país con base en información de la International Renewable Energy Agency (IRENA) e Iniciativa Climática de México, se plantean las rutas de descarbonización necesarias para que el país tenga un futuro renovable. Se abunda en datos sobre cómo las renovables pueden ayudar a reducir la pobreza energética, ser fuente de empleos y favorecer un modelo más democrático, un modelo donde, a través de tecnologías como la generación solar distribuida, nadie se quede atrás y donde sean primero los pobres quienes tengan acceso a energía renovable y barata.

Consulta el análisis completo aquí.