Involúcrate

¿Cuántas veces te preguntaste qué puedes hacer en tu vida diaria para lograr un cambio en tu ciudad y para construir un planeta mejor? 

Así como los políticos y líderes tienen que tomar acciones urgentes para combatir la crisis sanitaria, climática y ecológica que vivimos, hay muchas cosas que podemos hacer para ser parte activa de la solución. 

Esta semana es nuestra oportunidad para empezar a hacerlo: es la Semana Mundial sin Carne y podemos comprometernos a evitar el consumo carne y, en su lugar, aprovechar los sabores, la abundancia y la variedad de las comidas basadas en vegetales.

Los impactos de la carne

La producción de carne es responsable del 14% de las emisiones de gases de efecto invernadero, es decir, genera las mismas emisiones que carros, camiones, trenes, barcos y aviones combinados. La ganadería ocupa el 26% de la superficie de la tierra y es causante de deforestación y pérdida de biodiversidad. Asimismo, fue identificada como uno de los factores que aumentan nuestras probabilidades de exponernos a virus propios de ecosistemas vírgenes y animales salvajes (como el Coronavirus). 

Carne y ciudades

Reducir la cantidad de carne que consumimos puede ser un gran desafío cuando las ciudades en las que viven la mayoría de las personas están “inundadas con carne”, a través de publicidades y promociones de comida chatarra en todos lados, desde las plazas a los transportes públicos, desde los supermercados a las escuelas y áreas de juegos para niños. 

Aquí es donde los alcaldes y alcaldesas pueden jugar un rol clave al crear un ambiente urbano adecuado para estilos de vida basados en la alimentación sustentable. Sería más fácil consumir menos carne si las cantinas y restaurantes de clubes y entidades públicas sirvieran más comidas vegetarianas; si hubiese más jardines urbanos donde cultivar e intercambiar nuestra propia comida saludable con nuestra comunidad; si hubiese mercados de productores en cada vecindario, en lugar de grandes supermercados y centros comerciales; si las publicidades de carne y comida chatarra estuviesen prohibidas, como están prohibidas las publicidades de cigarrillos en varios países. 

Súmate a la Semana mundial sin carne

Mientras esperamos que los líderes de nuestra ciudad actúen, debemos mostrarles el camino hacia la comida que queremos para nuestra futuro, empezando hoy y siendo parte de la Semana Mundial sin Carne. Algunas personas ya compartieron su compromiso con nosotros:

“En Italia, muchos platos tradicionales y locales no tienen carne. No hay necesidad de comprar comidas exóticas para evitarla, sino que hay un camino increíble de tradiciones locales a descubrir. Puedes hacer un tour de los mercados locales de tu ciudad: te van a sorprender las alternativas vegetales!”

Davide, voluntario de Greenpeace (Palermo, Italia).

“En Colombia, el año pasado se produjeron 993.000 toneladas de carne y cada persona consumió 18.6 kg. No podemos continuar con este ritmo poco sustentable en nuestros modelos alimenticios. Tenemos que repensar la alimentación como un acto político. El punto de partida de este cambio es tomar decisiones pensando en la salud del planeta y en el ejemplo que brindamos al promover el consumo de alimentos producidos localmente y comprando en mercados de comida fresca, tiendas locales y zonas de agricultura urbana, asegurando los alimentos para los ciudadanos”.

Tatiana C., integrante del equipo de Campañas de Greenpeace (Bogotá, Colombia)

“La comida tradicional mexicana se basa solo en vegetales, (chile y maíz), ¡reconectémonos con nuestras raíces! Puedes probar platos mexicanos deliciosos y saludables o puedes probar la versión sin carne de otros platos. Te vas a sentir bien por contribuir a mejorar la salud del planeta. Explora qué puede lograr en tu vida y en el ambiente una dieta sin carne y todos los platos increíbles que vas a encontrar. ¡Descubre el placer de una nueva vida!

Evelyn, voluntaria de Greenpeace (Sinaloa, México)

Como estas historias inspiradoras nos muestran, podemos cambiar el mundo empezando por nosotros mismos, nuestras comunidades y nuestras ciudades. Y podemos hacerlo una comida, un día, una semana a la vez.

Alessandro Saccoccio, campaigner de Greenpeace International, basado en los Países Bajos.