Exijamos más y mejor transporte que nos ayude a mejorar el aire que respiramos en nuestras ciudades

Participa

Las autoridades declaran una contingencia ambiental cuando los niveles de contaminación superan 150 puntos Imeca (Índice metropolitano de calidad del aire). La escala Imeca de concentración de contaminantes establece que de 0 a 50, la calidad es buena; de 50 a 100, regular; de 101 a 150, mala, de 151 a 200, muy mala y de 201 a 300, extremadamente mala. Hasta hoy, la medición se lleva a cabo en lapsos de 24 horas y se prevé que para el 2020 la medición cambie a lapsos de 12 horas (las últimas del día).

Urban Revolution Viaduct Protest in Mexico. © Argelia Zacatzi
Tráfico en hora pico
© Argelia Zacatzi

En el caso de la Zona Metropolitana del Valle de México, podría decirse que a lo largo del año ocurren varias contingencias ambientales, aunque los especialistas señalan los meses de febrero a junio como “temporada de ozono” debido a que los niveles de ozono en el aire llegan a concentraciones de riesgo para la salud, principalmente entre la 1 y las 6 de la tarde. En esos meses hay poca humedad, los vientos son débiles, el ambiente es seco y la radiación solar es intensa, lo que favorece que el ozono permanezca flotando más tiempo en la atmósfera.

La presencia de ozono se combina con contaminantes tales como óxidos de nitrógeno, dióxido de azufre, monóxido de carbono, hidrocarburos y partículas orgánicas volátiles. Durante estas emisiones, la actividad de automóviles, camiones, autobuses y los desechos industriales juegan un papel fundamental, por lo que hay que reducir al máximo su uso.

Air Pollution Protest in Mexico City. © Ilse Huesca Vargas / Greenpeace
El aire en México mata, protesta en ciudad de México © Ilse Huesca Vargas / Greenpeace

El ozono (O3) se produce de manera natural en la estratósfera y protege a la Tierra de los rayos ultravioleta. Pero este mismo gas resulta dañino para la salud cuando se encuentra a nivel superficie, lo cual sucede cuando los índices de contaminación del aire son elevados.

Pero las contingencias ambientales no sólo suceden en los meses de febrero a junio (cuando comienzan las lluvias) sino que, sobre todo en los últimos tiempos, las contingencias se dan a lo largo del año, debido a varios factores: incendios forestales durante época de sequía, quema de pólvora, llantas y materiales inflamables en época de invierno y, en general, cuando el uso indiscriminado de vehículos automotores y la actividad industrial continúa a pesar de las advertencias.

Estar informados y atender las indicaciones de los especialistas, es necesario para mantener un buen estado de salud, incluso durante las contingencias ambientales. Recordemos algunas recomendaciones según los índices de contaminación:

  • De 0 a 50 – Calidad del aire satisfactoria – Ningún riesgo para la salud – Es posible realizar actividades al aire libre
  • De 51 a 100 – Calidad del aire aceptable – Síntomas moderados en la salud – El ejercicio al aire libre debe limitarse en personas extremadamente sensibles
  • De 101 a 150 – Calidad del aire mala – Daños en la salud de grupos sensibles como tercera edad, niñas y niños, mujeres embarazadas, personas con padecimientos respiratorios o cardiovasculares – Ejercicio al aire libre limitado
  • De 151 a 200 – Calidad del aire muy mala – Todos pueden padecer efectos nocivos en la salud – Evitar el ejercicio al aire libre y los espacios abiertos
  • De 201 a 300 – Calidad del aire extremadamente mala – Condición de emergencia para la población en general – Suspender definitivamente las actividades al aire libre y evitar salir de casa
La calle es nuestra. Sí, es tuya, mía y de cualquier persona que transite por ella. Más que una frase de propiedad, decir que la calle es nuestra significa que todas y todos tenemos el mismo derecho a transitarla y por ello debemos compartirla, lo cual no sucede en la mayor parte de las ciudades mexicanas. Cuántas veces nos ha pasado que como peatones encontramos calles sin banquetas o las que hay, están en muy mal estado que nos obligan a bajar al arroyo vehicular -arriesgando nuestra vida- porque no hay suficiente espacio para que circulen los autos y además la gente camine. Qué hay de las personas en sillas de ruedas que no encuentran rampas ni paradas para abordar el transporte público, lo mismo que las madres con carriolas. Qué hay de los ciclistas y el transporte público que carecen de carriles para transitar mientras que los automóviles que tienen la mayor parte del espacio público, tampoco lo encuentran en las mejores condiciones. Desde hace ya unos años existe la tendencia global de implantar modelos de calles completas en las ciudades, que va más allá del enfoque tradicional de privilegiar a los automóviles, sino que todos los medios de transporte incluido el público y el privado así como la bicicleta y la movilidad activa (caminar) tienen la misma importancia para que sean las personas las que decidan cómo quieren transportarse. Además de ello, las calles completas se conciben como un espacio donde la gente vive más que solo desplazarse. Con honestidad, cuánto tiempo del día pasamos fuera de casa. Mucho, ¿Cierto? Al menos 10 horas en promedio, 8 de la jornada laboral y dos de traslado, en el que en algunos casos hacemos compras o quedamos con un amigo o amiga, pues la calle completa también busca que las personas tengan acceso a parques, plazas, tiendas, terrazas, sin importar su forma de transporte. Si bien, cada calle tiene necesidades distintas hay características que todas deben considerar, por ejemplo que las aceras sean amplias, que se puedan cruzar con seguridad, pasos de cebra eficaces, aligerar el tráfico sin que eso signifique hacer que los autos circulen a grandes velocidades sino todo lo contrario. Aunque suene difícil de creer, el concepto de calle completa ya se ha aplicado en varias ciudades mexicanos y queremos que se replique en más, por ello, la idea de mejorar el transporte público es un primer paso. Ayúdanos a conseguirlo.
© Aaron Borrás

Las contingencias ambientales son situaciones extraordinarias temporales en las que la concentración de contaminantes es muy elevada y pone en riesgo nuestra salud. Informémonos y mantengamos informados a familiares y amigos.