#ConsumoResponsable #Océanos #Plásticos

¡Libérate del plástico!

¡Exijamos leyes que prohiban los plásticos de un solo uso! Las corporaciones evaden su responsabilidad porque no existe un marco que las regule. Desplastifiquemos México.

Participa

Además del amor romántico, hay un par de cosas tóxicas que debemos rechazar este 14 de febrero, conocido como el Día del Amor y la Amistad: el hábito de consumo desmedido y los plásticos de un sólo uso. ¡Libérate del plástico!

Si tienes muchas ganas de aprovechar esta fecha para demostrar a las personas que las quieres mucho, pero al mismo tiempo te preocupa el planeta, acá te dejamos esta lista con cinco cosas que sería mejor no comprar para no ser parte de la invasión plástica que se nos avecina:

1. Globos

Los globos son bonitos y es de lo que más se vende en estas fechas, pero son poco útiles, frágiles y muy contaminantes. Por su material de látex, el tiempo de uso de un globo puede ir de un minuto hasta cinco días, pero tarda en desaparecer hasta seis meses.

Los globos, como residuos, son peligrosos especialmente para los animales marinos, quienes pueden tragarlos y asfixiarse. 

Evita comprar globos para el 14 de febrero, ya que los usarás unos minutos y contaminarán el ambiente por más de 6 meses.
Evita comprar globos para el 14 de febrero, ya que los usarás unos minutos y contaminarán el ambiente por más de 6 meses.

2. Regalos con envoltura de plástico 

En esta temporada, los aparadores e incluso los mercados están llenos de regalos como osos de peluches, canastas, flores y otros, pero la mayoría envueltos en bolsas de plástico innecesarias. 

Muchas personas también prefieren presentar sus obsequios envuelto en papel decorativo o celofán que también es innecesario. 

Una bolsa puede tardar hasta 50 años en degradarse, pero su vida útil es mínima, termina en cuanto la persona decide desempacar el regalo. 

3. Dulces con celofán 

El celofán, uno de los materiales más usado para envolver dulces; sin embargo, fue un tipo de plástico que se encontró en el estómago de los peces en las playas mexicanas, de acuerdo con la investigación El plástico podría llegar a nuestra mesa de Greenpeace.

Según ese informe, el celofán es fue el más común de los plásticos hallados en peces y es comúnmente usado como envoltorio de regalos, alimentos y en cintas adhesivas.

Al comprar dulces envueltos en celofán para el 14 de febrero estarías alimentando la contaminación de nuestros océanos
Al comprar dulces envueltos en celofán para el 14 de febrero estarías alimentando la contaminación de nuestros océanos

4. Comidas para llevar 

Si lo que quieres regalar es una cena para dos, procura que no sea en establecimientos de comida rápida que entreguen en recipientes de un sólo uso como desechables de unicel. 

Tan sólo unos cubiertos de plástico de un sólo uso pueden tardar hasta 400 años en desaparecer; mientras, sus pequeñas partículas pueden ir a parar al estómago de los peces y luego a nuestro plato. 

5. Electrónicos 

Algunas compañías de telefonía móvil aprovecha esta época para ofertar paquetes de dos equipos celulares por costos “bajos”. 

De acuerdo con datos de El Financiero, los aparatos electrónicos como celulares, televisiones, laptops, tabletas, cámaras digitales, computadoras, reproductoras, equipo médico, juguetes, etcétera, contienen metales tóxicos y químicos. Cada año se generan en el mundo cerca de 50 millones de toneladas de basura electrónica o siete kilogramos por persona. Se espera en los próximos tres años un crecimiento de la basura electrónica de 35 por ciento, cuyo peso será equivalente al de las pirámides de Egipto.

Little Girl plays at Dumpsite for Electronic Waste in Jombang. © Fully Syafi / Greenpeace
Niña en medio de desechos electrónicos © Fully Syafi / Greenpeace

Aunque parece una buena idea para el bolsillo, definitivamente es un tipo de consumo que perjudica al planeta.

Los instrumentos electrónicos también fue uno de los polímeros que más encontró Greenpeace en el estómago de los peces. Otros plásticos comunes fueron fibras para ropa (nylon, poliacrilato y poliéster), plástico rígido para contenedores (poliestireno y polipropileno), equipos de pesca o material para embarcaciones (poliacrilato y polipropileno), instrumentos eléctricos (poliéster) y botellas, bolsas de supermercado, empaques pequeños de un solo uso, además de otros contenedores de uso industrial (polietileno).

En México se producen más de 7 millones de toneladas de plástico al año; el 48% de este material es destinado a envases y embalajes y aunque muchos de ellos son reciclables, no necesariamente terminarán siendo reciclados. 

Por esta razón nuestro país debe tener ya una legislación robusta a nivel nacional que prohíba el uso de plásticos de un solo uso o desechables debido al grave impacto que tienen en los ecosistemas y la biodiversidad, contra el efímero uso que se les da.

Ahora que lo sabes, tal vez los regalos en esta fecha pueden parecerte más un hábito de consumo irresponsable que una muestra de amor verdadera.

Súmate para exigir juntos un México libre de plásticos. Firma la petición aquí.