Hoy tenemos la oportunidad de hacer frente a esta crisis y reinventar nuestro estilo de vida y el modelo actual de consumo masivo hacia uno…

Participa

El momento en el que estás a punto de adquirir un producto nuevo es clave para mitigar el cambio climático, porque ahí es cuándo puedes elegir hacer las cosas de una forma distinta y transformar tu estilo de vida por uno más saludable y justo para ti y el medio ambiente. 

El consumismo afecta al medio ambiente
El consumismo afecta al medio ambiente

El consumismo es la tendencia de comprar productos que no necesitamos, como ropa o celulares nuevos cada temporada. A las corporaciones les encanta esta moda porque significa riqueza a bajo costo para ellas y (a veces) para ti, pero si realmente queremos hacer frente al cambio climático es el momento de terminar con esta tendencia y transitar hacia un consumo más responsable.

Actualmente el consumismo es la causa del 60% de todas las emisiones globales de Gases de Efecto Invernadero (GEI), según indica el C40. Las ciudades y sus habitantes son los principales impulsores del sobreconsumo, pero también podrían ser los principales agentes de cambio. 

¿Cómo erradicar el consumismo?

Si bien el consumismo es una tendencia extendida en todo el mundo y parece intrínseca a nuestros deseos, la apuesta para erradicarla de nuestras vidas no es tan complicada como parece. De hecho, el estilo de vida sostenible también puede parecernos muy atractivo porque implica creatividad, ahorro y bienestar. 

Primero: hay una serie de palabras claves que nos pueden guiar en esta tarea: reducir, reusar, repensar, reinventar y reparar. Intenta aplicarlas antes de hacer cualquier compra o cada que necesites cosas nuevas. Te damos unos tips: 

GAP Store in Jakarta. © Greenpeace
Evita el fast fashion y protege el planeta © Greenpeace
  • Adiós al Fast Fashion. La industria de la moda rápida o desechable es nociva para el planeta por los materiales con los que se fabrican los productos, por todos los recursos naturales que se utilizan durante su producción y por la contaminación que se genera cuando las prendas se convierten en desecho. Esta industria también se basa en la explotación laboral de millones de personas, a quienes se les paga poco por producir cada vez más.

    Antes de adquirir una nueva prenda piensa en sí realmente la necesitas. También te recomendamos que organices trueques de ropa con amistades o familiares, o darle una segunda vida a tu ropa cortándola, confeccionándola, decorándola y volviéndola a usar.  Convierte los pedazos de tela que no utilices en trapos y servilletas de cocina. Otra opción es donar la ropa que no utilices o revenderla a bajo costo en tianguis o a personas conocidas.
     
  • Libérate de los plásticos desechables. Los plásticos de un solo uso tienen una vida corta pero contribuyen a la emisión de GEI desde la extracción de los recursos con los que se producen (combustibles fósiles), su fabricación, su transporte y hasta su disposición final. Cuando se convierten en residuos emiten metano y etileno por exponerse a la radiación solar en agua o aire. Pese a eso, cada año se producen en el mundo 380 millones de toneladas plásticas para diversos usos; de los cuales, 12.7 millones llegan a los océanos que dañan la vida de más de 700 especies, de acuerdo con información del Programa para el Medio Ambiente de Naciones Unidas.

    Te invitamos a convertir en un hábito de todos los días transportar envases no desechables para consumir alimentos en la calle. Evita comprar botellas pequeñas de agua, mejor lleva contigo un termo con suficiente agua antes de salir de casa. Cuando vayas al mercado o pidas comida a domicilio recuerda pedir que no te pongan bolsas, popotes, vasos u otros plásticos de un sólo uso. Busca comercios locales libres de plástico o que vendan productos a granel. 
  • 3.- Extiende la vida de tus aparatos electrónicos. La industria tecnológica tiene obsolescencia programada que promueve la sustitución de productos en lugar de la reparación, por eso cuando vas a una tienda de electrónicos siempre te ofrecen los modelos más nuevos y cuando eliges un modelo anterior te desmotivan bajo el argumento de que su sistema operativo quedará rezagado en poco tiempo. 

    Esta lógica está acabando con el planeta. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) señala que México encabeza la lista de los mayores generadores de “basura electrónica”. Cada habitante genera 3.2 kilogramos en promedio anualmente. De las más de 1.032 toneladas de basura electrónica que se desechan al año, menos del 17% se logra reciclar.
La basura electrónica también contamina el medio ambiente
La basura electrónica también contamina el medio ambiente © Greenpeace

¿Quieres más tips para ser un consumidor responsable y cuidar al planeta? Entra a nuestra página.

Te recomendamos cuidar tus aparatos electrónicos y limpiarlos continuamente para mantenerlos en buen estado durante más tiempo. En caso de que presenten fallas, no los deseches inmediatamente; reparalos y actualízalos. Si tienes nuevas tareas o crees que necesitas un equipo especializado para llevarlas a cabo, regala o vende el equipo que dejas a una persona que pueda extender su tiempo de vida. 

En todos los casos, la etapa más exitosa para mitigar el impacto de nuestro consumo en el cambio climático es reducir, sólo de esta forma dejaremos de arrastrar el problema de los desechos y conseguiremos un futuro más verde. ¡Consume menos y mejor! Consulta más tips para cuidar el medio ambiente en este sitio que creamos exclusivamente para ti.

¿Quieres hacer más para proteger el medio ambiente? Súmate aquí