Hoy tenemos la oportunidad de hacer frente a esta crisis y reinventar nuestro estilo de vida y el modelo actual de consumo masivo hacia uno…

Participa

Uno de los pasos básicos para reinventar tu estilo de vida hacia uno más responsable y saludable con el medio ambiente, es reducir considerablemente tu producción diaria de basura. Te decimos cómo lograrlo.

En México se producen cada día alrededor de 100 mil toneladas de basura doméstica, esto equivale a cerca de 37 millones de toneladas anuales de residuos sólidos urbanos vertidos cada año en rellenos sanitarios, basurales o vertederos. La basura es una importante fuente de contaminación para el medio ambiente, toda vez que es muy difícil desaparecer los desechos. 

En México se producen cada día alrededor de 100 mil toneladas de basura doméstica, ¿cómo reducirla? © Dhemas Reviyanto / Greenpeace

La solución para evitar esta forma de contaminación no es a través de la quema de basura, sino la adopción de planes cero basura, los cuales se fundamentan en estas máximas: 

Evita los plásticos de un sólo uso

Elige en tus compras los productos que no usen embalajes, por ejemplo, busca tiendas que vendan a granel o compra productos que no estén empaquetados. Deja fuera los plásticos y compra productos que vengan en contenedores reutilizables, como envases de vidrio, retornables o rellenables. 

Consume productos cercanos

Opta por las cadenas cortas agroalimentarias, es decir, consume alimentos o productos que se generan cerca de donde vives, esto disminuirá el uso de recursos en su transportación, promoción y venta. Las cadenas cortas también evitan que para proteger los alimentos o productos se utilicen plásticos y otros embalajes que terminan en los botes de basura en cuestión de segundos. Algunos negocios locales que venden productos a granel también permiten que rellenes o reutilices con ellos tus envases vacíos.

Si buscas lugares que vendan a granel o alternativas sin plásticos, descarga nuestro directorio de lugares sustentables en toda la república.

Compra sin residuos y en recipientes reutilizables © Manuela Clemens / Greenpeace

Reutiliza y recicla

Antes de desechar algo, pregúntate si ya acabó realmente su tiempo de vida o si túo quienes viven contigo pueden darle otra utilidad. Por ejemplo, en lugar de tirar a la basura los contenedores de crema comercial, úsalos para guardar tu comida en el refrigerador o para llevar en ellos tus alimentos al trabajo o la escuela. Extiende el tiempo de vida de todos tus productos antes de comprar nuevos, especialmente en el caso de aparatos electrónicos, ropa y calzado.

Compra menos y consume mejor

Antes de comprar cualquier cosa, pregúntate primero si realmente lo necesitas. Cada producto de consumo conlleva muchos recursos naturales y humanos para su elaboración, transportación y venta. No compres nada a menos que realmente lo utilices. En el caso de usos de productos de consumo básico, conviértete en una persona cada vez más autónoma y genera tus propios productos de uso personal o para la familia, como pastas dentales, cremas corporales, shampoo y otros. Usa lo que ya tengas en tu casa.  

Reciclaje y medio ambiente © Greenpeace / Patrick Cho

Haz una composta

Una forma ecológica de deshacerte de los residuos orgánicos en tu hogar es a través de una composta. Recolecta tus desechos orgánicos en un recipiente, adecúalo con lo necesario para que lleve a cabo procesos de degradación y luego úsalo para alimentar un huerto urbano.

¿Quieres hacer más por el planeta y combatir el cambio climático? Únete aquí.